Stevin Smith: El tramposo (arrepentido) que jugó cinco partidos en Huesca

Stevin Smith: El tramposo (arrepentido) que jugó cinco partidos en Huesca
El tramposo (arrepentido) que jugó cinco partidos en Huesca

Javier Ortiz Pérez

 Internacional sub-21 con Estados Unidos en 1993.
Internacional sub-21 con Estados Unidos en 1993.

Triste es la historia de Stevin Smith, aunque al menos supo reconducir a tiempo su vida, que incluye un paso por España de solo cinco partidos con el Huesca en la temporada 94-95 como sustituto temporal de John Morton. Pero cuando se cometen errores, muchas veces toca pagarlos. Y él lo hizo.

Smith iba para estrella. Jugaba como escolta en la universidad de Arizona State y las predicciones le ponían muy alto en el ‘draft’. En verano de  1993 había acudido con la selección de Estados Unidos al Mundial sub-21 que se disputó en Valladolid y se llevó la medalla de oro en un equipo en el que estaban Eddie Jones y Theo Ratliff, entre otros. Él fue el capitán y máximo anotador. Pero la siguiente temporada, la que iba a ser la última en la NCAA, cometió el error de su vida: aceptar 20.000 dólares junto a su compañero Isaac Burton por ‘shave points’, es decir, forzar un marcador para favorecer determinadas apuestas. Aquel choque ante Oregon State marcaría su carrera.

Apodado ‘Hedake’, las puertas de la NBA se le cerraron entonces. Todavía no existía una acusación oficial, pero los rumores de que estaba implicado en el arreglo le destrozaron. En Europa el Somontano Huesca su primer equipo, cubriendo el hueco de Morton. Su rendimiento no enamoró: 10 puntos de media en 32 minutos, siendo su mejor actuación la del debut, con 15 al Murcia. Su insistencia con lanzar triples que no le entraban resultó cansina: 0/9 en aquel choque y un terrible 3/28 en total.

Luego, el baloncesto le llevó de acá para allá (Filipinas, Francia, Turquía, Rusia, Italia...), con escalas en la CBA, con el sueño de ver si por fin las puertas de la NBA se le abrían. Por fin lo logró en 1997, aunque de modo bastante testimonial (8 partidos y 14 minutos en 60 minutos con los Dallas Mavericks). Aquel mismo año, el FBI llamó a su puerta: su investigación había dado las suficientes pruebas como para arrestarle y llevarle ante un juez. Smith, hundido, se acabó declarando culpable, cumpliendo una pena de un año de prisión.

Con una de sus tres hijas en el 2010.
Con una de sus tres hijas en el 2010.

Su último equipo fue el Lukoil Academic búlgaro en la temporada 2007-08, tras lo cual regresó a su Dallas natal. Desde entonces, quizás a modo de redención, ha estado vinculado a distintas causas benéficas y al trabajo con jóvenes. “Estoy especializado en aquellos con los que la gente no quiere tratar. Me gustan esos chicos. Mirando atrás en mi vida, si hubiese tenido a alguien en nuestro vestuario que me hubiese dado una charla sobre lo que supone amañar y apostar, cómo evitarlo, cuáles son las consecuencias, sé que jodidamente bien que no hubiese cometido aquel error”, dijo en una entrevista en 2010.

Aparte de asegurar que quería escribir un libro contando su versión del asunto, también proclamaba a los cuatro vientos que estaba en paz consigo mismo: “Pagué mis deudas (...). Mucha gente piensa que me conoce, pero no es así. Soy un buen tipo, pero todo lo que ven fue el tipo que amañó el partido en Arizona State”.