Nestoras Kommatos: Despropósito griego en unos pocos partidos en Sevilla

Nestoras Kommatos: Despropósito griego en unos pocos partidos en Sevilla
Despropósito griego en unos pocos partidos en Sevilla

Javier Ortiz Pérez

El día de su llegada a Sevilla.
El día de su llegada a Sevilla.

No son los hermanos Antetokounmpo y Sofoklis Schorsianitis los únicos baloncestistas famosos de raza negra y nacionalidad griega. Hay un caso más que quizás menos conocido: el de Nestoras Kommatos. En su momento fue un ‘jugador de moda’ en Europa y su fichaje, ya iniciada la temporada 2005-06, levantó muchas expectativas en Sevilla, pero solamente duró nueve partidos antes de que su contrato fuese rescindido. ¿El problema? A menudo se le reprochó su carácter fuerte y problemático. Y en el entonces denominado Caja San Fernando lo confirmó.

Kommatos es nacido en Larissa y fue allí donde empezó a abrirse un hueco en el baloncesto heleno. Fortísimo para jugar de ‘3’ y móvil para hacerlo como ‘4’, con 22 años fue escalando peldaños: del Larissa pasó al Makedonios y después al PAOK, donde promedió 20,6 puntos y 7,8 rebotes en la temporada 2002-03. Su paso al otro equipo de Salónica, el Aris, trajo una enorme polémica en la ciudad, pero fue solo la antesala a su gran momento: el fichaje por el Maccabi de Tel-Aviv.

En su año en Israel ganó el triplete Liga-Copa-Euroliga, siendo uno de los protagonistas de la final continental frente al Baskonia en Moscú (90-78). Saliendo desde el banquillo, consiguió 13 puntos y 3 rebotes en 21 minutos, dando muchos problemas de desajuste a sus defensores. Pero sorprendentemente Pini Gershon no le quiso en el equipo la siguiente temporada, buscándose acomodo en la Fortitudo de Bolonia, que le ‘cortó’ por problemas disciplinarios a los pocos meses.

Machacando con el AEK Atenas.
Machacando con el AEK Atenas.

Sin trabajo, acudió entonces la llamada de un Caja que estaba en problemas clasificatorios y que buscaba un sustituto para AJ Bramlett. Pero por lo que parece nunca respondió a las expectativas. Se escribe en la Wikicaja  que “su rendimiento y actitud se alejaron sobremanera de lo que pretendía el entrenador Manel Comas. En numerosas ocasiones Comas lo llamó al orden en distintas ruedas de prensa acusándolo de falta de compromiso con la causa y su actitud en los partidos rozaba el 'pasotismo' extremo” y que dejó atrás “un cúmulo de malos gestos y falta de implicación”. En sus nueve encuentros, saldados con solo dos victorias, se quedó en 5,1 puntos (nunca superó los 10) y 3 rebotes en 15 minutos. La misma fuente aporta una anécdota: de los dos meses que cobró, “uno lo hizo en negativo debido a las multas que se le impusieron y con ese dinero el equipo disfrutó de una cena a final de temporada para celebrar la permanencia”.

Han pasado diez años y desde entonces ha jugado sobre todo en su país natal (regreso a Larissa, AEK Atenas, Maroussi, Rethymno, Trikala, Kolossos y, desde el 2014, el Ermis Agias), con pequeñas incursiones en Rusia (Rostov) e Italia (Sant’Antimo). El próximo 4 de mayo cumplirá 40 años.

Con la selección griega es llamativo que, incluso en su momento de esplendor, no contase demasiado. Solamente contabiliza cinco internacionalidades, en el año 2005, cuando quedó fuera para la selección definitiva que disputaría el Eurobasket. Por cierto que en el país suele hacerse broma también con su parecido físico con el actor Denzel Washington.