Kaspars Kambala: El controvertido camino del ‘Dennis Rodman’ europeo

Kaspars Kambala: El controvertido camino del ‘Dennis Rodman’ europeo
El controvertido camino del ‘Dennis Rodman’ europeo

Javier Ortiz Pérez

Real Madrid 2003-04.
Real Madrid 2003-04.

Una de las personalidades más controvertidas en el baloncesto europeo de este siglo. El letón Kaspars Kambala solamente estuvo un año en el Real Madrid (temporada 2003-04), pero resulta difícil olvidarle, acusado a menudo de, dicho eufemísticamente, estar muy poco centrado. Se convirtió en algo así como un Dennis Rodman de este lado del Atlántico, aunque con un rendimiento menos decisivo.

El fichaje de Kambala por el Madrid empieza probablemente en un partido de Euroliga de la temporada anterior, cuando jugaba en el Efes Pilsen. Le clavó 41 puntos al Barcelona, lo que todavía es récord de la Euroliga moderna empatado con otros tres jugadores. Eso sí, su equipo perdió (91-92 tras dos prórrogas). No había quien parase a ese tipo en el poste bajo ni al rebote ofensivo. Hizo de la agresividad su marca, aunque luego, cuando ya era jugador blanco, se le acusó de que defensivamente dejaba mucho que desear.

Su planta, con la cabeza rapada, mirada desafiante y súper musculado, resultaba absolutamente terrorífica. “Siempre he sido fuerte, más que los niños de mi edad, pero he trabajado mucho para que tener una buena fortaleza me ayudase en mi juego”, comentó al llegar a España, reconociendo que hubo épocas de su vida en las que acudía “cinco o seis veces por semana al gimnasio”. 

El partido de los 41 puntos ante el Barça.
El partido de los 41 puntos ante el Barça.

Con Julio Lamas en el banquillo, ‘Kas’ llegó como de las grandes estrellas de la Liga en aquel verano del 2003. Tenía solamente 24 años y el Efes había sido su único equipo profesional, las dos campañas anteriores. Anteriormente había pasado cuatro años en la Universidad de Nevada Las Vegas completando su formación y anotando bastante (18,5 y 16,9 en los dos últimos). Aún así, no entró en el ‘draft’.

Su trayectoria en la Ciudad Deportiva blanca fue claramente de más a menos. En los dos primeros partidos de la temporada totalizó 45 puntos con altísimos porcentajes, pero a partir de entonces estuvo irregularidad. Lo mismo alcanzaba su tope (29 ante el Pamesa) que tres jornadas después se quedaba en 1 punto (0/7 en tiro) contra el Fuenlabrada. Por lo que parece, sacaba de quicio a sus compañeros lo mucho que absorbía el balón y también los huecos que dejaba en el otro aro, pese a la dureza con la que se empleaba en ocasiones. Protagonizó un momento increíble y muy recordado cuando su propio compañero Alfonso Reyes se encaró con él cuando su hermano Felipe (todavía en el Estudiantes) había sido objeto de un codazo en el cuello de nuestro protagonista. “Aquel día se pasó de la raya”, dijo en una ocasión el ahora presidente de la ABP. Tampoco rezuman amor unas palabras de otro ex compañero como Eduardo Hernández Sonseca: “Era uno de los jugadores que hacían daño, tanto dentro como en todas partes. Era muy físico, con una serie de movimientos que tenías que tener cuidado porque si no tu cabeza volaba”. 

Precisamente el Estudiantes eliminó al Real Madrid en cuartos de final de los ‘playoffs’ (3-1) y Kambala, que en esa serie solamente superó una vez los 13 puntos, vio cómo el club no ejercía su opción unilateral para prolongar el contrato. Hubiese tenido alguna opción si en aquel entonces hubiese estado más claro que los letones podían ocupar la plaza de comunitarios, pero era una batalla legal que todavía no se había clarificado.

Boxeando.
Boxeando.

Intentó relanzar su carrera en el Unics Kazan y el Fenerbahce, pero en 2007 dio positivo (metabolitos de cocaína) y estuvo dos años sin jugar por sanción. No dejó de acaparar titulares en ese  tiempo, ya que se pasó a un deporte que siempre le ha apasionado: el boxeo. Pero esa aventura, de regreso a Las Vegas, no fue muy allá. Ganó tres de sus cuatro combates como profesional (el otro fue nulo) frente a rivales de poca entidad.

Desde su regreso no ha pasado de equipos de muy segunda fila a nivel europeo: ASK Riga y Barons/LDz de su país natal, Enisey Krasnoyarsk (Rusia), Lukoil (Bulgaria), Aliaga Petkim, Turk Telekom, Ankara y Andanaspor (Turquía), Mahram (Irán) y en la actualidad, a los 38 años, el YDU SK de Chipre.

Otro momento terrible que no conviene dejarse en el tintero sucedió en la temporada 2009-10 en el Enisey Krasnoyarsk, con el que disputó un partido de la Eurochallenge solo unas horas después de enterarse de la muerte de su hija de cinco años. Anotó 19 puntos y su equipo ganó al Belgacom.

En fin. Es todo un ídolo en su país, pese a haber jugado más bien poco allí a nivel de clubs (dos temporadas). En 2014 publicó una autobiografía llamada ‘Kambala... amen!”, en un cuya contraportada aparece desnudo. Resultó un éxito de ventas.

Su libro en las estanterías.
Su libro en las estanterías.