Nikos Ekonomou: Otra estrella griega que no dio todo de sí en España

Nikos Ekonomou: Otra estrella griega que no dio todo de sí en España
Otra estrella griega que no dio todo de sí en España

Javier Ortiz Pérez

Con el Panathinaikos.
Con el Panathinaikos.

Siempre pueden buscarse excepciones (Ioannis Bourousis, y tras no cuajar ni en Barcelona ni en Madrid), pero a las grandes estrellas griegas es difícil verlas triunfar en España. En ese saco puede meterse a Nikos Ekonomou, que solamente disputó 17 partidos con el Barcelona ‘post Gasol’ de la temporada 2001-02 antes de marcharse por voluntad propia alegando motivos personales.

Ekonomou reunía en la pista algunos de los tópicos sobre los alas-pívot griegos: luchador al máximo y con buena mano. En el Panathinaikos, formando una identificadísima pareja con Fragiskos Alvertis, lo había sido todo desde 1991 a 1998, con la Euroliga ganada en 1996 como momento culminante como gran ídolo local.

Con el mercado de comunitarios abierto, fue presa codiciada para el entonces pujante a nivel económico Kinder de Bolonia, pero no acabó de funcionar bien en Italia, así es que regresó a Grecia. Es de suponer que los fans del Panathinaikos sintieran una gran sensación de traición cuando eligió la oferta del Olympiacos. Aquello solamente duró una temporada (perdiendo la final liguera contra sus ‘ex’), ya que el Barcelona se cruzó en su vida como gran oportunidad de relanzarse.

“Quizá no haya jugado muy bien estas dos temporadas en Kinder y Olympiacos. En el Panathinaikos me sentía muy bien y me costó mucho adaptarme. Eso no ocurrirá en Barcelona porque me siento muy a gusto”. Son declaraciones de sus primeras semanas en el Palau Blaugrana, donde empezó, al hilo de ello, realmente bien: en la tercera jornada, ante el Granada, anotó 20 puntos en 22 minutos. No volvería a alcanzar esa cifra, descendiendo paulatinamente su rendimiento... hasta que no aguantó más y “pidió la cuenta”.

Luchando por anotar en el Barcelona 2001-02.
Luchando por anotar en el Barcelona 2001-02.

Fue en febrero, ya en 2002, por motivos muy personales. Su primera mujer estaba embarazada y se había quedado en Grecia, donde llegó a asegurarse que había tenido un accidente. En los dos partidos anteriores a su marcha, Ekonomou había jugado tres y cuatro minutos (frente a Unicaja y Caja San Fernando). “La familia es lo más importante. No puedo rendir sin ella, así que ni es bueno para mí ni para el equipo que siga aquí. En la vida las cosas no vienen como se espera. No puedo estar concentrado en el baloncesto”, comentó. Ni siquiera la ayuda de su compatriota Efthimios Rentzias fue suficiente para hacerle cambiar de idea. Se quedó en 6,5 puntos y, atención, solamente un rebote de promedio en 13 minutos en pista. Raro para un jugador que alternaba las posiciones de alero y pívot. De todos modos, Aíto García Reneses lamentó perderle: para sustituirle solamente pudo encontrar a Andrea Camata.

Acababa de cumplir los 29 años y tenía baloncesto todavía por delante, como demostró. Aunque fichó por un modesto griego, el Larissa, después consiguió otro buen contrato en Rusia con el Dínamo de Moscú y posteriormente, en 2004-05, sería el máximo anotador de la liga helena con el Panionios. Con la selección, pese a sus 109 internacionalidades, pareció ser un poco gafe, ya que nunca subió al podio y acumuló cuatro cuartos puestos en grandes competiciones (tres Europeos y un Mundial).

Se retiró de las pistas con el Panellinios en el 2007 para empezar inmediatamente un periplo en los banquillos en el que siempre ha encontrado sitio para ir escalando: Iokonos, Patras, asistente en Ikaros Kallitheas y Panionios y otra vez con máxima responsabilidad en Ikaroio Serron, Livadeia, Ionikos Nikaias (su club de formación) y actualmente Panionios, un otrora ‘grande’ que bajó recientemente a segunda división.

Ekonomou es, por motivos más allá del baloncesto, toda una celebridad en su país: a los 43 años ya se ha casado dos veces, en ambas ocasiones con famosas presentadoras con las que ha tenido sendas hijas: Ana Drouza y Olga Lafazani, que es su esposa actual. vvvvvvvvv

En la actualidad, como entrenador.
En la actualidad, como entrenador.