Gary Neal: Despegue en Europa, el crecimiento con ‘Pops’... y el paro

Gary Neal: Despegue en Europa, el crecimiento con ‘Pops’... y el paro
Despegue en Europa, el crecimiento con ‘Pops’... y el paro

Javier Ortiz Pérez

Pocos minutos en el Barcelona en 2006.
Pocos minutos en el Barcelona en 2006.

Estos días, cada vez que un equipo busca un jugador, ya sea aquí en Europa o en la NBA, salen las listas de agentes libres. En ellas, no sin cierta sorpresa, está todavía Gary Neal, un fantástico jugador ofensivo que no ha encontrado acomodo después de que en los últimos años haya sido un buen reserva en su país natal y estuvo a punto de ganar un anillo con los Spurs. Algo que escribió en Facebook este verano generó polémica y puede que eso haya retraído a posibles equipos interesados. Sin dar nombres, ironizó (con iconos de extrañeza) sobre los altos contratos que habían firmado sus compañeros de la ‘segunda unidad’ la pasada temporada en Washington Wizards y los contrapuso con sus propios números.

Antes de todo eso, tuvo un pasado en España, con sombras en el Barcelona en el 2008 y muchos más claros en el 2010 en Unicaja. En ambos casos ejerció como refuerzo para final de temporada, pero los resultados fueron diferentes.

Neal siempre fue acusado de ser irregular, egoísta. Ya tuvo problemas en la época universitaria, conociendo dos ‘colleges’, el de La Salle (2002) y el minúsculo Towson (2005-07), adonde tuvo que marcharse después de ser acusado de violación a una jugadora de New Orleans (acabó absuelto). No entró en el ‘draft’ que le correspondía, así es que se marchó a Turquía, y no precisamente a uno de los ‘grandes’ de allí, el Pinar Karsiyaka, donde dio un recital tras otro.

Tanto fue así que el Barça, con Dusko Ivanovic buscando llenar el hueco dejado unos meses por Juan Carlos Navarro, compró su pase a los turcos para acabar la temporada. No pareció entenderse con el técnico montenegrino, que le dio pocos minutos. Sus poco más de tres puntos por partido sonaron ridículos en su momento.

Lanzando con Unicaja en 2010.
Lanzando con Unicaja en 2010.

Mucho mejor que en el Palau estuvo en la Benetton de Treviso la siguiente campaña, pero tuvo un final abrupto, otra vez con su carácter jugándole una pasada, chocando con el técnico Repesa. Era el máximo anotador de la Lega (19,4 puntos de promedio) cuando faltó a un entrenamiento y fue una situación que no supo reconducirse. Su contrato fue rescindido y el Unicaja se aprovechó rápidamente de ello. En Málaga, que andaban necesitados de puntos desde fuera tras los fiascos (por distintos motivos) de Taquean Dean y Juan Dixon, estuvo sensacional. Acabó con 12,6 puntos en 20 minutos.

Aquel verano del 2010, un entrenador que sabe captar el talento y el hambre de gloria como Greg Popovich se cruzó en su camino y de repente se vio como un reserva importante en los Spurs, jugando 20 minutos y anotando casi 10 puntos por encuentro. Al ‘rookie’ de 26 años poco le importaba (por entonces) que estuviese cobrando el mínimo. Fueron tres años en San Antonio que le hicieron una imagen de la que carecía en la competición. Solo faltó no perder aquella final del 2013 contra Miami.

Sin embargo, Neal ya estaba donde quería: en disposición de pedir un buen contrato. Se lo dieron los Milwaukee Bucks, que se deshicieron de él muy pronto (solo 30 partidos) con destino a Charlotte. Pero en Carolina del Norte apenas si duró un año y fue traspasado a Minnesota, que a su vez lo colocó en Washington la pasada temporada, que no terminaría, siendo cortado sin mucha explicación. Y no es que su rendimiento bajase (siempre alrededor de las mismas cifras que en los Spurs), pero algo fallaba.

El último episodio ha sido el del Facebook, en el que tiraba con bala sobre ex compañeros como Remon Sessions, Jared Dudley, Garrett Temple y Nene Hilario. Quizás le volvamos a ver por Europa pronto o se acoja a la pasta fácil de China.

Celebrando un triple clave con los Spurs.
Celebrando un triple clave con los Spurs.