Reggie Johnson: Finísimo interior y líder en el Joventut de los años 80

Reggie Johnson: Finísimo interior y líder en el Joventut de los años 80
Finísimo interior y líder en el Joventut de los años 80

Javier Ortiz Pérez

86-87 con el Joventut (Foto: Gigantes).
86-87 con el Joventut (Foto: Gigantes).

Se fue del Joventut en 1990 y de España en 1995, pero... ¿habrá alguien en Badalona que no sepa quién es Reggie Johnson? Parece complicado: fue un norteamericano que marcó una época como verdinegro a finales de los 80 a base de profesionalidad y fundamentos. Sabía realmente jugar al basket y lo hacía con pasión y compromiso. Quizás le faltaron un poco los títulos (solamente una Korac en 1990, amén de la menos importante Copa Príncipe de Asturias un año antes), pero no fue por su culpa.

Y es que al club catalán le costó acertar con su compañero americano: Joe Meriweather, Earl Jones, el lesionado Winfred King... Nadie complementó del todo bien a este hombre tranquilo que maravilló durante cuatro años en Badalona y otros cuatro en León, aunque en esta segunda etapa ya muy desgastado físicamente. Pero no importaba: Johnson era todo fundamentos en el poste bajo, un tipo competitivo al máximo. Compartió vestuario con unos nacionales (los hermanos Jofresa, Villacampa, Margall) a los que, pese al tiempo y la distancia, todavía adora.

“Rafa, Tomás y Jordi jugarían hoy en día en la NBA. Son de los mejores jugadores que he visto en mi vida”, comentó en una entrevista para ‘Gigantes del Basket’ hace un par de años. Y lo decía alguien que ganó la NBA en 1983 con los Sixers al lado de Julius Erving y Moses Malone. Que quede claro que no lo hizo agitando toallas: 18,9 minutos en pista (5,5 puntos y 3,1 rebotes) durante la liga regular. Estamos hablando de un tipo que fue número 15 del ‘draft’ de 1980 (elegido por San Antonio). Antes de los Sixers, también pasó por Spurs, Cavaliers y Kings (cuando todavía estaban en Kansas City); después, por los Nets. En total, 305 encuentros entre los mejores repartidos en cuatro temporadas.

En Badalona, con el peso interior del equipo sobre sus espaldas, Reggie fue feliz e hizo feliz a la ‘Penya’. “Me gustaba especialmente vivir en una ciudad con playa, con mucha gente muy amable y rica culturalmente. Todavía conservo muchos amigos allí”. Ahora vive en Atlanta, donde el próximo mes de julio cumplirá nada menos que 60 años. Qué mayores somos...

All Star de 1988, defendiendo a Lavodrama.
All Star de 1988, defendiendo a Lavodrama.

Tanto se enamoró de España que se apunta a la misma frase que sueltan muchos norteamericanos que han jugado aquí: “Algún día me gustaría vivir allí otra vez”.  Pero no es una frase casual, aunque solo sea porque sus hijos, ya creciditos, nacieron en Barcelona. Al Joventut llegó en 1986 y no se marchó hasta 1990. “Era un equipo muy cercano, como si fuésemos una gran familia. Jugábamos al baloncesto juntos, comíamos juntos y hasta salíamos por ahí juntos. Eso hizo que me adaptase mucho más rápido a una nueva cultura”, apuntaba.

“Me encantaría ver otra vez al equipo en acción”, destacó. No se le olvida la  Korac ganada a doble partido al Scavolini de Pésaro. Fue la mejor forma de despedirse, aunque, tras un año de paréntesis en Italia, regresó a España, a León, para terminar su carrera cuatro temporadas después, con 38 años ya. “También es una ciudad bonita, con gente cálida y hermosos edificios. El equipo empezó a ganar después de que llegásemos Raymond Brown y yo. ¡Pateamos el culo de mucha gente entonces!”, recordaba.

Johnson mantenía la modestia que siempre le caracterizó. “Era un jugador de equipo. Todos los clubs para los que jugué ganaron un montón de partidos porque supe complementar a mis compañeros muy bien”, analiza. Pero sus estadísticas fueron de estrella. En total acumuló 270 partidos ACB con 16,4 puntos y 8,2 rebotes en 34 minutos.

¿Y la NBA? “Claro que la sigo. Y me pongo el anillo de campeón cuando tengo ganas de presumir en algún acontecimiento”, decía entre risas. Confesaba que estudiaba de forma especial la carrera de Ricky Rubio, al que le unen los colores verdinegros. “No me extraña que lo esté haciendo bien en Minnesota. El Joventut siempre ha creado buenos jugadores”, aseveraba.

Clásico tiro con el Elosúa León.
Clásico tiro con el Elosúa León.

Su principal actividad ahora en la capital de Georgia está centrada en el ‘Reggie Johnson Community Services’, una fundación que impulsa desde hace 20 años: “Trabajamos con chicos de ocho a dieciocho años para que saquen todo su potencial y que no abandonen los estudios al menos hasta terminar el ‘high school’”.

Imagen reciente (Foto: The Philly Post).
Imagen reciente (Foto: The Philly Post).