Dani Rodríguez: ‘Pope’, ese base ofensivo consolidado en la LEB Oro

Dani Rodríguez: ‘Pope’, ese base ofensivo consolidado en la LEB Oro
‘Pope’, ese base ofensivo consolidado en la LEB Oro

Javier Ortiz Pérez

Muy crío con el Joventut.
Muy crío con el Joventut.

No muchos recuerdan que Dani Rodríguez, uno de los mejores bases de la LEB Oro en la actualidad, jugó en la máxima categoría. Sí, aquello sucedió hace mil años (bueno, no: exactamente fue hace doce años), pero ahí queda, para la enciclopedia. Un par de partidos en la 2003-04 con el Lleida. Después, y tras una carrera con un ritmo muy particular, se ha acabado convirtiendo en un jugador muy fiable.

Dani, para los que no lo sepan, es conocido en el mundillo como ‘Pope’. Como muchos motes, tiene una explicación extraña: “Estaba en el cadete del Joventut y comenté en el vestuario que yo conocía a un chaval que se estaba haciendo muy conocido porque firmaba sus grafitis como ‘Pope’. Pues resulta que al final me quedé yo con eso. ¡Pero desmiento que yo haya cogido nunca un bote de pintura spray!”.

Ha mencionado el Joventut, el club en el que pasó su etapa cadete y junior. A Badalona llegó desde Cornellá, su ciudad, aunque oficialmente aparezca que nació en la cercana Esplugues por la cuestión de que allí estaba la clínica donde su madre dio a luz. “Empecé  jugando al fútbol. Es un deporte que me gustaba y me gusta mucho. De hecho, soy socio del Barcelona hace muchos años”, cuenta. Como verdinegro no llegó a entrar en la dinámica del primer equipo. Sí participó en la sesión de fotos oficial y como resultado está una de las que ilustra esta página. ¿Verdad que no parece él?

En la 2003-04 fichó por el Monzón, que era un equipo EBA vinculado al Lleida. Compartió piso con Roger Fornas y Salva Arco. “Fue un buen año y al final tuve la opción de jugar en el primer equipo los dos últimos partidos de la temporada porque se había lesionado Nacho Rodilla. En el primero fueron seis minutos ante el Breogán y el segundo algo más testimonial en casa contra el Murcia.  Queda y muy lejos, aunque siempre lo recuerdas”.

Pasarían unos años hasta que se convirtió en un base importante en LEB, categoría en la que debutó en el Melilla (2004-05 y 2005-06). Tuvo que buscarse la vida en Vigo, Huesca y Tarragona (Plata) antes de regresar con este último equipo a la segunda categoría. “Creo que para mí hay una temporada clave, que es la de Cáceres (2011-12). Ahí ya creo que doy el salto que necesitaba para estar a otro nivel, como ha ocurrido en los últimos cuatro o cinco años”, analiza. En ellos ha estado en Lleida (2012-13), Breogán (2013-14) y Palencia en las dos últimas campañas, siendo fundamental en el campeonato logrado hace unos meses (11 puntos y 2 asistencias de media). Allí continuará en la nueva temporada (“estoy muy contento con todo”). 

Con su actual equipo, el Palencia (Foto: R. Moro).
Con su actual equipo, el Palencia (Foto: R. Moro).

Base más bien bajito (1,82), está catalogado más como un jugador ofensivo que defensivo, una visión que él comparte. “Estoy trabajando para mejorar los aspectos en los que quizás soy un poco más flojo”, dice. ‘Pope’, con 32 años, ve lejos aún la retirada porque, asegura, se encuentra muy bien, alejado de las lesiones. “A ver cómo me voy encontrando. Después del baloncesto no sé todavía qué haré”, termina.