Roger Powell: Mal en un pésimo año del Murcia

Roger Powell: Mal en un pésimo año del Murcia
Mal en un pésimo año del Murcia

Javier Ortiz Pérez

Murcia 2009-10.
Murcia 2009-10.

No levantó mucho entusiasmo el fichaje de Roger Powell por el Murcia 2009-10 y así salió: en febrero llegó a un acuerdo para rescindir su contrato ya que, indiscutiblemente, su rendimiento no estaba siendo bueno.

“Es un alero que también se puede desenvolver como ala pívot, ya que es muy fuerte y destaca por su buena defensa y por su buena capacidad para rebotear en ataque. Además, también ataca bastante bien en el poste bajo y creo que es el complemento perfecto para nuestro juego exterior”, dijo de él el director deportivo del club, Paco Guillem, para avalar su fichaje. En su trayectoria anterior había destacado por ser ‘rookie’ del año de la CBA con Rockford Lighting 2006, tres partidos en los Utah Jazz aquel mismo año y discretas temporadas en el Hapoel Jerusalem y el Teramo. No es que se pensase que en Murcia podía resolver la papeleta ofensiva, pero sí algo mejor que esos 8,3 puntos en 22 minutos con porcentajes del 45% en tiros de dos y el 39% en triples. Precisamente su falta de amenaza desde lejos fue uno de sus problemas:  lanzó solo 31 triples en los 15 partidos que disputó (de los que su equipo solo ganó dos, ¡vaya dato demoledor!).

Atrás quedaron los buenos deseos del arranque y una pretemporada en la que enganchó varias actuaciones positivas. “Estoy preparado para jugar lo más fuerte posible, pero no es por ser un líder o algo parecido, sino porque todos los jugadores tienen que intentar jugar con todas sus fuerzas para apoyar a su equipo y, en mi caso, si se me pide ese rol, estoy preparado para asumir esa responsabilidad”, indicó Powell en una entrevista en la que también revelaba algunos detalles curiosos. Por ejemplo, que en sus zapatillas incluía siempre referencias a Jesucristo. “Eso me da fuerzas”, indicaba. Tampoco tuvo mucha suerte con las lesiones.

En la actualidad como entrenador asistente de Valparaíso.
En la actualidad como entrenador asistente de Valparaíso.

Su mejor choque fue en la décima jornada, cuando anotó 23 puntos ante el Estudiantes. A partir de entonces empezó un bajón que concluyó con su despedida, quedándose en blanco en solo 9 minutos en pista ante el Caja Laboral. Edu Torres ya había perdido la confianza en él, pero su salida tampoco significó la salvación del equipo.

En lo que sí triunfó fue en lo personal. Siempre simpático, mostró unas tremendas ganas de adaptarse y conocer la cultura local. Hizo gala de la carrera que unos años atrás había concluido en la Universidad de Illinois, la de Comunicación Oral. Por lo que parece, la caballerosidad fue una de las características de su carrera, llegando a recibir un premio a jugador más deportivo en la D-League en el 2007.

Tras ser cortado en Murcia, acabó la campaña en el Dijon francés. Solo jugaría un año más, en los Frankfurt Skyliners, antes de retirarse en el 2011 con solamente 28 años. Empezó entonces a trabajar como entrenador asistente en la Universidad de Valparaíso, donde continúa.