Bruno Sundov: Un 2,21 croata que se fue a la NBA demasiado pronto

Bruno Sundov: Un 2,21 croata que se fue a la NBA demasiado pronto
Un 2,21 croata que se fue a la NBA demasiado pronto

Javier Ortiz Pérez

Con Dallas Mavericks.
Con Dallas Mavericks.

Bruno Sundov fue uno de esos proyectos que nunca terminó de cuajar. Importantísimo en categorías inferiores a nivel europeo, seguramente se precipitó aceptando la llamada de la NBA, pero es que, como ya sabemos, es una tentación demasiado fuerte. Y para un chico de 18 años, más. Así  es que este croata de 2,21 pasó por allí con mucha más pena que gloria y después tampoco es que ‘se saliese’ aquí en España, donde tuvo cuatro equipos diferentes. Veamos la trayectoria de un tipo que, no lo olvidemos, pertenece a la misma generación que Pau Gasol y compañía.

Quizás el prejuicio con él es que se trataba de un jugador torpe, con pocos recursos, pero no es tanto así. Sí pecaba de ser lento, de poder sacarle partido a sus kilos en un baloncesto cada vez más rápido, pero no le faltaba calidad.

¿Hemos dicho que mide 2,21? Sí, claro, es un dato fundamental para su carrera. Eso le sitúa en el ‘top 5’ de jugadores más altos de la historia de la liga española, superado por los 2,24 de Ralph Sampson y poco más. Eso le permitió entrar en la segunda ronda del ‘draft’ de 1998 con los Dallas Mavericks (número 36). Tenía los 18 mencionados y en Texas estuvo dos años jugando nada y menos, lo mismo que le pasaría posteriormente en sus aventuras en Indiana, Boston, Cleveland y Nueva York. Escalofriantes 1,7 puntos y 1,0 rebotes en 5,1 minutos a lo largo de 102 partidos. Seguramente, una pérdida de tiempo desde 1998 a 2005 de la que no pudo ya recuperarse en su carrera europea, que empezó en el Maccabi de Tel-Aviv y poco a poco fue perdiendo lustre. Eso sí: puede presumir de ser campeón de la Euroliga 2004 con el conjunto israelí: lo desigualado de aquella final ante la Fortitudo de Bolonia (ignominioso 118-74) le permitió jugar los últimos seis minutos y anotar cuatro puntos.

Los mejores momentos en España, en Alicante.
Los mejores momentos en España, en Alicante.

Sí mostró ciertas cualidades en las dos campañas que pasó en Alicante (2005-06 y 2006-07), sacándole partido a su capacidad de intimidación y hasta permitiéndose el lujo de ‘pelarse’ algún triple. Aquello se saldó con 8,4 puntos y 3,7 rebotes, su mejor momento en España que también le vio en acción como refuerzo de emergencia que no evitó el descenso del León 2007-08 y el del Menorca 2008-09, donde formó un impresionante (al menos en lo físico) dúo de ‘torres gemelas’ con Fred Weis (2,18). Por último, tuvo un solitario partido en el Pamesa Valencia 2010-11 a la espera de la recuperación de los lesionados Robertas Javtokas y James Augustine.

Aunque particularmente en el Apoel chipriota lo hizo bastante bien, no había manera de ser realmente importante, entre paradas en su país natal (Cibona, Osjecki Sokol) y otras experiencias en el este europeo (Letonia, Bulgaria, Hungría...) que dieron paso a otras más exóticas. A saber: el Rain or Shine Elasto Painters de Filipinas, el Al Shabab de Emiratos Árabes, el Al-Ahli de Baréin, el Toros del Norte de Nicaragua y, al final de la pasada campaña, el Petrochimi iraní. En fin, lo que sea por seguir jugando. 

En su único partido en Valencia.
En su único partido en Valencia.