Matt Nielsen: El imprescindible espíritu ‘boomer’ en Valencia

Matt Nielsen: El imprescindible espíritu ‘boomer’ en Valencia
El imprescindible espíritu ‘boomer’ en Valencia

Javier Ortiz Pérez

Machacando en Valencia.
Machacando en Valencia.

Inmejorable recuerdo dejó Matt Nielsen en Valencia, donde permaneció durante dos temporadas como uno de los referentes del equipo tanto dentro como fuera de la pista. No es que sus números fuesen de relumbrón (8,7 puntos y 4,2 rebotes en 25 minutos a lo largo de los 59 partidos ligueros que disputó en las campañas 2008-09 y 2009-10), pero sí su actitud, su determinación, lo contagioso que resultaba verle intentando estar presente en todos los rincones de la pista.

Uno de esos jugadores imprescindibles en los equipos que quieren ser ganadores. No es extraño que el tipo sea poco menos que una leyenda en su Australia natal, donde acumuló títulos en los Sydney Kings, y que después en Europa resultase importante para que tanto el entonces Power Electronics Valencia como el Khimki se llevasen las ediciones 2010 y 2012 de la Eurocup. En la primera de ellas, Nielsen fue nombrado ‘MVP’, una muestra de su tremenda importancia en aquella histórica fase final disputada en Vitoria. En la victoria ante el Alba de Berlín (44-67) se quedó en 7 puntos y 6 rebotes, pero su influencia en el partido fue tremenda.

Interesándose por las Fallas.
Interesándose por las Fallas.

Si se quiere evaluar exactamente su implicación en la capital del Turia no hay más que leer un reportaje de Alvaro Paricio en acb.com titulado ‘El fallero aussie’. Por lo que se ve, su adaptación y la de su familia fue máxima. Y así siempre es más fácil rendir, ¿verdad?

Parece consustancial de los jugadores australianos este espíritu indómito, este superar las posibles adversidades y mostrarse competitivos al máximo. Resulta fácil imaginarle jugando al rugby o al fútbol australiano con su mezcla de fortaleza y habilidad. Y es que a Nielsen no le faltaban cualidades técnicas. Con 2,08, era más un ‘4’ que un ‘5’. Un poco al viejo estilo de los interiores, no abusaba del triple, sino que más bien lo tenía como recurso. En sus mejores temporadas en su país natal rondaba el ‘20+10’, mientras que en Europa tuvo que adaptarse a un trabajo menos lucido, pero igual o más importante.

Nacido en Sydney, tardó muchísimo en dar el salto a Europa, en el 2004, pero mereció la pena elegir primero al PAOK de Salónica y después al Lietuvos Rytas. Fue su ‘cocción’ lenta antes de ser reclamado por el Valencia, que pagó 150.000 dólares por su traspaso ya iniciada la 2008-09 para ocupar el puesto de Dimos Dikoudis. Y eso que ya tenía 30 años.

Tan buen recuerdo dejó que en 2011 el equipo ‘taronja’ llegó a considerar de nuevo ficharle si hubiese quedado libre del Olympiacos, pero no pudo ser. Se retiró en el Khimki en 2013 y su paso a los banquillos ha sido meteórico, primero como entrenador de pívots de los Perth Wildcats, después en el desarrollo de jugadores de los San Antonio Spurs (siempre tan atentos al basket internacional) y en la última campaña como asistente en los Wildcats de nuevo. Pocos dudan que acabará dirigiendo a uno de los ‘grandes’ en Australia.

MVP de la Eurocup 2010.
MVP de la Eurocup 2010.