Byron Houston: En la lista de ‘sex offenders’ por exhibicionismo

Byron Houston: En la lista de ‘sex offenders’ por exhibicionismo
En la lista de ‘sex offenders’ por exhibicionismo

Javier Ortiz Pérez

La terrible historia de Byron Houston ya se ha narrado en alguna ocasión, pero no está mal recordarla por su matiz aleccionador y como ejemplo de cómo se puede caer bajo después de tener condiciones para triunfar. Resulta chocante descubrir que a un buen jugador, una primera ronda del ‘draft’ que pasó por España (León y Joventut), le tenemos de por vida en un registro de esos sórdidos que se establecen en Estados Unidos: los de ‘sex offenders’.

Vaya por delante el link con el registro de las fechorías por las que Houston llegó a ir a la cárcel: exhibicionismo en al menos cuatro ocasiones, desde 2003 a 2007, enterrando las escasas posibilidades de prolongar una carrera que había cogido fuerza en su estado natal con sus cuatro años universitarios en Oklahoma State. Destacó desde ‘freshman’ y en los tres siguientes años no bajó de los 18 puntos y 10 rebotes de promedio. Con 1,98, respondía al ‘prototipo Barkley’: bajito pero enormemente luchador y móvil, sin problemas para jugar de ‘4’.

Los Bulls le escogieron en 1992 con el número 27, aunque rápidamente lo enviaron a Golden State Warriors, siempre aficionados a jugadores bajitos. Quizás veían en él a un sucesor de aquel Larry Smith al que, sin llegar a los dos metros, podían poner hasta de ‘5’ en la época de los Tim Hardaway, Latrell Sprewell y Chris Mullin. El caso es que Houston tuvo su mejor campaña en su debut (5,4 puntos y 4 rebotes en 16 minutos), pero a partir de entonces no hizo más que empeorar en Seattle y Sacramento.

En verano de 1996, Gustavo Aranzana le fichó para el León Caja España, donde formó una interesante pareja interior con Chris McNealy. Sin embargo, sus 14,8 puntos y 7,2 rebotes no le sirvieron para renovar, perjudicado por un final de temporada bastante flojo. Buscó acomodo en Filipinas, en la CBA, en Puerto Rico, en Samara. Y pareció relanzar su carrera cuando enganchó 17,7 puntos y 10,6 rebotes en la 98-99 con el Sopot Trelf polaco. Hasta entró en el equipo USA que fue oro en el Torneo de las Américas y plata en los Panamericanos. 

En la NBA.
En la NBA.

Las puertas de España volvían a abrírsele de la mano del Joventut de Alfred Julbe, mezcla de jóvenes (Raül López y Alex Mumbrú) y veteranos (Rafa Jofresa, Quique Andreu, Ferrán Martínez, Nacho Biota, Sergei Babkov y Fran Murcia). Pero algo pasó por el camino porque Houston solo duró 12 partidos (12 puntos y 5,3 rebotes). En aquel momento el club justificó la decisión refiriéndose a “motivos personales” del jugador, pero en el ambiente estaba que algunas de sus “costumbres” habían molestado en el barrio en el que vivía.

Fue el inicio de su cuesta abajo. Jugó un par de temporadas en la International Basket League (pocos minutos, pero su equipo, San Louis Swarn, consiguió ambos títulos) y a partir de entonces todas las noticias publicadas sobre él estuvieron relacionadas con lo delictivo.

Acudió sin éxito a las pruebas de los Milwaukee Bucks en el 2001 y en marzo del 2003 fue encontrado culpable de cuatro cargos de exhibicionismo por los que había sido detenido dos años antes. Una persona testificó asegurando que Houston solía pasearse desnudo fuera de su apartamento. En aquel momento evitó la cárcel, entrando en un periodo de prueba durante dos años. En junio del 2006 su nombre volvió a surgir en la prensa local cuando fue expulsado de la organización de un campus para niños de Oklahoma.

Los avisos no le frenaron. Y en junio del 2007 llegó el mayor error: fue arrestado después de que una mujer le acusase de estar masturbándose mientras conducía su coche, un Chevrolet, a las 5.45 de la tarde en un cruce en el centro de Oklahoma City. Según la denuncia, Houston no hacía nada para evitar que los viandantes le viesen. Todo lo contrario. Fue encontrado culpable de exhibicionismo, acto lascivo... y conducir con el carnet caducado. En la vista alegó que había sufrido abusos de pequeño, pidió perdón y afirmó que nunca quiso hacer daño a nadie.

Tras un tiempo ‘a la sombra’, intenta sacar a flote su vida. 

Temporada en León.
Temporada en León.


Con Pau Gasol en sus doce partidos en el Joventut.
Con Pau Gasol en sus doce partidos en el Joventut.


Ficha policial.
Ficha policial.