Diego Ciorciari: Base argentino clásico y enamorado de España

Diego Ciorciari: Base argentino clásico y enamorado de España
Base argentino clásico y enamorado de España

Javier Ortiz Pérez

Bilbao 2004-05.
Bilbao 2004-05.

Diego Ciorciari dejó su sello como base argentino ‘de toda la vida’, sobre todo en LEB, aunque también disfrutó de dos etapas en la máxima categoría: Bilbao 2004-05 y Menorca 2010-11. España es un lugar que le marcó profundamente y al que no descarta volver cuando termine su trayectoria deportiva, ya que, con 36 años, continúa en activo en su país natal.

“Tengo mil recuerdos de todo lo que me sucedió en España, desde mi inicio en Zaragoza ganando la Copa del Príncipe y perdiendo la final 3-2 con Granada, con Alfred Julbe y mi amigo Matías Lescano”, cuenta, con emoción. “Después llegó mi paso por Bilbao en ACB, donde salvamos la categoría con un presupuesto bajo. Cuando fiché por Calpe, conocí a Paco Olmos, una gran persona con la cual conservo un amistad muy linda. Ahí empezó una lucha por ascender como sea junto a él. Fue todo muy mal al principio. Nos reencontrarnos en Melilla, donde volví a perder una final contra Alicante. Resultó muy duro, pero de ahí pasé a Menorca, otra vez con Paco, y logramos el ascenso que terminó siendo mi gran desafío por lo mucho que me costó”, añade.

Ese ‘premio’ de subir acabó estando envenenado y terminó en un amargo descenso: “Luego el año con Menorca en lo más alto fue muy largo por el presupuesto que teníamos, pero plantamos cara a todos y eso fue muy lindo de jugar...”, recuerda. Fue su última experiencia en nuestro país.

Hablando de números, no les faltan contundencia para explicar su peso específico en tantos años seguidos en el basket nacional, desde 2002 a 2011: 241 partidos en LEB entre CAI, Calpe, Breogán, Melilla y Menorca (8,2 puntos y 4,2 asistencias en 26 minutos) y 61 en la actual Liga Endesa (5,7 puntos y 3,7 asistencias en 25 minutos). Después de aquello se incorporó al Pepsi Caserta en Italia, un país que ya conocía desde antes de llegar a España por su paso por el Avellino y el Rímini. En 2011 se produjo su regreso a Argentina, al Gimnasia y Esgrima. También tuvo un pequeño paso en los Cangrejeros de Santurce puertorriqueños.

Menorca 2010-11.
Menorca 2010-11.

¿Cómo se define Ciorciari, un tipo de la misma generación que gente como Luis Scola o Carlos Delfino, con los que compartió selección junior? “Me veo un base natural que siempre está mirando que le hace bien al equipo y qué puede hacer mejor a mis compañeros. En esta época de bases anotadores, se hace más difícil destacar, pero sale de mí hacer jugar al máximo de su capacidad a mi equipo”, responde.

Lo podrá seguir demostrando la próxima campaña en Instituto de Córdoba, “un club que se armó con ganas de estar arriba y la verdad es que estoy muy contento de afrontar este nuevo desafío”. Todavía no sabe lo que hará en el futuro: “Todavía me veo solo como jugador, pero siempre están las ganas de volver con mi familia a vivir a España, donde nació Gino, uno de mis dos hijos. A qué me dedicaré no lo tengo definido todavía”.

Y es que, repite, “sin duda allá pasé los mejores años de mi vida y no puedo no recordar siempre a gente que me ayudó como Julbe o Javier Loriente, el ‘presi’ del CAI Zaragoza. También está claro que Paco Olmos aparece con mayúsculas, al igual que a toda la gente del club de Melilla, que fue donde nació mi hijo, y a un montón de amigos que siempre quedarán en mi corazón”.

Con su familia en la actualidad.
Con su familia en la actualidad.