Pepe Collins: Español como el que más... pese al color de su piel

Pepe Collins: Español como el que más... pese al color de su piel
Español como el que más... pese al color de su piel

Javier Ortiz Pérez

Pepe Collins-Capturando un rebote con el Español.
Capturando un rebote con el Español.

En los años 80 llamaba poderosamente la atención que dos jugadores españoles fuesen de raza negra, lo que originaba no pocas confusiones porque hasta los propios norteamericanos de los equipos rivales se acercaban a saludarlos en las ruedas de calentamiento pensando que eran compatriotas. El más conocido era Chicho Sibilio, y aquello tenía su explicación clara porque era un dominicano nacionalizado recientemente; el segundo, José Luis ‘Pepe’ Collins, español desde su nacimiento a miles de kilómetros de la península ibérica, en la isla de Fernando Poo, en Guinea Ecuatorial.

Resulta que el país africano fue durante años colonia española, lo que otorgaba la ciudadanía a todos los que allí viniesen al mundo. Collins lo hizo en 1962, aunque siendo apenas un bebé se afincó con sus padres en Barcelona, donde también ‘nació’ para el baloncesto con el La Salle Bonanova, aquel equipo literalmente “de colegio” que llegó a ascender a la máxima categoría en 1981.

Nuestro protagonista participó en aquello con su juego tremendamente físico y su 1,92, pudiendo jugar de ‘2’, ‘3’ y hasta ‘4’ gracias a su enorme salto. Llegó a estar en los planes de la selección nacional, pero no fue convocado nunca.

Sus mejores años los pasó seguramente en el Español (1983-88). Tras la fusión de la sección de baloncesto blanquiazul con el Granollers, buscó acomodo en el TDK Manresa (88-89). Totalizó 145 partidos ACB con 6,6 puntos en 25 minutos. Después, prolongaría su carrera en Primera B en Santiago de Compostela y Badajoz. Se retiró en 1993 tras unas últimas en el Montcada, en Segunda.

Pepe Collins-TDK Manresa 88-89.
TDK Manresa 88-89.

En 2007 regresó a su país natal para hacerse cargo de la dirección deportiva de la federación de baloncesto. En 2014 nos visitó con un grupo de jugadores para que disfrutasen de varios partidos y entrenamientos aquí.  “Presenté un proyecto al Ministerio de Deportes para hacer una escuela de baloncesto y potenciar allí todo el baloncesto. Por aquel entonces se estaba estructurando la federación. Me contrataron como director técnico de la Federación para potenciar entre otras cosas sus actividades. Crear escuelas, ligas escolares, potenciar la Liga Nacional… El primer año iba y venía de España. Todo iba un poco lento y estábamos empezando a organizarlo todo. Luego ya me quedé allí para trabajar todo el proyecto al máximo”, explicó en FEB.es.

Por lo que se ve, no le faltaba ilusión:  “A nivel personal y como nací allí tenía ganas de ir algún año, también como vivencia personal. Hay parte de mi familia que volvió y ya está allí. Me fui cuando empezaba la crisis y mi idea era hacer el mismo proyecto en España y en Guinea, pero allí para que algo funcione hay que quedarse al pie del cañón y la verdad es que actualmente hay más oportunidades. Estoy a gusto. Al contrario de lo que la gente cree Guinea se está modernizando, con infraestructuras, calles, edificios… No se vive mal y no me arrepiento de haber vuelto”.

Eso sí, reconocía añorar España y en sus planes ya estaba el regreso para seguir relacionado con el baloncesto. “Echo de menos a mis ex compañeros de equipo, que son mis amigos. Pero no el entrenar cada día en un equipo profesional. Ahora estoy más centrado y me gusta más la parte formativa”, comentaba.

Guinea Ecuatorial se independizó en 1968 y Fernando Poo se llama ahora Bioko, pero que nadie olvide que allí nació un significativo baloncestista español...

Imagen reciente.
Imagen reciente.