John Thomas: El ‘5’ pequeño que no caló hondo en Girona

John Thomas: El ‘5’ pequeño que no caló hondo en Girona
El ‘5’ pequeño que no caló hondo en Girona

Javier Ortiz Pérez

Casademont Girona 2003-04.
Casademont Girona 2003-04.

Pasó algo inadvertida la presencia en España de John Thomas, un buen jugador con currículum NBA. Estuvo en el Casademont Girona 2003-04 con unos números que efectivamente no llamaron la atención (10,2 puntos y 5,1 rebotes en 23 minutos) y que quizás estuvieron por debajo de lo que podía esperarse de un jugador que acabaría sumando 203 partidos en la mejor liga del mundo sumando los de antes y los de después de su paso por aquí.

Thomas era un ‘5’ pequeño (de 2,04 a 2,06, según donde se mire), que compensaba ese asunto con mucha musculatura y firmeza a la hora de mantener su posición. Podía pensarse que su puesto natural era el de ‘4’, pero claramente le faltaba tiro.

De niño vivió en Finlandia y Turquía. En sus años jóvenes le cupo el honor de llevar a los Gophers de Minnesota a las semifinales de la NCAA. Era 1997 y su contundencia le llevó a ser escogido al final de la primera ronda del ‘draft’ por parte de los New York Knicks (número 25), que le traspasaron inmediatamente a los Celtics. Poco tiempo duró en Boston,  siendo ‘empaquetado’ hacia Toronto.

208 partidos en la NBA.
208 partidos en la NBA.

Esa primera etapa en la NBA estuvo llena de frustraciones y por eso tuvo que buscarse la vida en China, la CBA y finalmente Girona, adonde llegó tras disputar la liga de verano con los Lakers. En Fontajau ofreció un rendimiento bastante regular, aunque tuvo algunos problemas físicos al principio de la temporada y se optó por no sobrecargarle de minutos. Sus mejores actuaciones fueron al final, como los 22 puntos (31 de valoración) que le hizo al Breogán.

Aquello debió darle fuerzas para reemprender la aventura en su país, aunque con suerte desigual: sí completó la 2004-05 casi entera con el equipo de su estado, Minnesota, pero en la siguiente fue de un lado a otro (Memphis, Atlanta y New Jersey) en la búsqueda de una estabilidad que no llegaría. Acababan ahí 208 partidos (27 como titular) con 2,7 puntos y 2,1 rebotes en 10,8 minutos. Aguantó en la NBA D-League con los Colorado 14ers sin suerte.

Tenía 30 años y le quedaba baloncesto: un año en Israel (Hapoel Holon), unos meses en Grecia (Aris), regreso al país hebrero (Hapoel Jerusalem) y finalmente, en la 2012-13, cierre de carrera en los Jeonju KCC Egis de Corea del Sur.

En su perfil de Twitter, @jgthomas.
En su perfil de Twitter, @jgthomas.

En los últimos años ha trabajado para Ultimate Hoops, una academia para el desarrollo de jugadores. Ahora ocupa el puesto de ‘national manager of training’: “Emplea un enfoque de entrenamiento de baloncesto global que integra todos los aspectos del deporte, la dieta, la nutrición, el desarrollo personal y la gestión de un estilo de vida saludable en un programa de múltiples facetas”, se dice de él en la web de la organización.