Andrea Pecile: Un jugador notable, un ‘showman’ sobresaliente

Andrea Pecile: Un jugador notable, un ‘showman’ sobresaliente
Un jugador notable, un ‘showman’ sobresaliente

Javier Ortiz Pérez

Siempre expresivo en Granada.
Siempre expresivo en Granada.

Andrea Pecile es, seguro, el jugador con más sentido del espectáculo fuera de la pista de los que hayan pasado este siglo por la Liga Endesa. Dentro de la cancha también le adornaban (y le adornan, ya que todavía sigue en activo) muchas virtudes, pero lo que hizo fuera del campo durante el tiempo que pasó en Granada, Sevilla y Lugo no se ha había visto ni se ha vuelto a ver en España.

Está reciente y muchos lo recordaréis: en una época en la que interacción entre el jugador y el aficionado no era tan estrecha como ahora, Pecile organizaba muchas locas, colgaba en la red vídeos llamativos con él como protagonista y cultivaba una personalidad fascinante, siempre abierta a la risa, a entretener. A eso le unía un jugador muy resolutivo, de los que siempre miraba al aro con descaro. El cóctel resultó explosivo y por eso no fue raro que, sobre todo en Granada, donde estuvo dos etapas, se convirtiese en un ídolo absoluto.

Lo curioso es que no era especialmente conocido ni siquiera en su propio país cuando llegó a España en el 2003 procedente del mítico Scavolini de Pésaro, donde Joe Blair empezó a llamarle ‘Sunshine’, una marca que mantendría con el tiempo. Con 1,88 podía alternar las posiciones de base y escolta, aunque tenía en su capacidad para resolver su principal cualidad. Le gustaban especialmente los finales apretados.

A los pocos meses ya se había convertido en imprescindible, siendo clave en el ascenso en el ‘playoff’ ante el CAI Zaragoza. Eso le permitió debutar en ACB, manteniendo el mismo nivel y consiguiendo la permanencia (11 puntos de media). Eso, inevitablemente, levantó el interés de ‘grandes’ en Italia como el Montepaschi Siena, donde pasaría poco más de dos años. Tras un fugaz paso por el Avelino, terminaría volviendo a donde le querían realmente: Granada, donde concluyó la 2006-96 y disputó entera la 2007-08. De allí, al Caja San Fernando.

En Sevilla.
En Sevilla.

concluyó la 2006-96 y disputó entera la 2007-08. De allí, al Caja San Fernando.

Fue su época de mayor ‘creatividad’ con el eslogan ‘Stai sempre sereno’, que puede significar varias cosas, desde “jovial” a “luminoso”. En su canal de Youtube lo mismo se vestía de superhéroe que volvía al colegio de la mano de su compañero Nico Gianella. Empezó a comercializar camisetas con un logo que diseñó él mismo. Quizás el momento más surrealista lo coprotagonizó con Lucio Angulo, otro tipo peculiar al máximo y con el que compartió un vídeoclip absolutamente descacharrante. Lo más increíble es que ambos no se conocían personalmente, aunque alguna vez habían coincidido en la cancha. Angulo, que ha estudiado música desde niño, fue el que compuso la canción, ocupándose Pecile del vídeo. Para partirse de risa. Podéis leer en acb.com un reportaje de aquella época escrito por el ahora conocidísimo Quique Peinado.

Los de Sevilla fueron sus últimos partidos en la máxima categoría, en total 102 (11,6 puntos, 2,5 rebotes y 2,6 asistencias en 27 minutos), pero aún tendría una última etapa en España en la LEB con el Breogán 2008-09. Fue un refuerzo de lujo para intentar el ascenso, pero no hubo éxito ni individual ni colectivo (6,8 puntos en liga regular).

Pecile, ya sin ese pelo largo que le caracterizaba, sigue igual de simpático cuando se contacta con él: “Estoy muy orgulloso de haber jugado en España y de haber hecho muchos amigos con los que todavía tengo contacto. Me gustaría recordar particularmente a dos entrenadores que tuve: Sergio Valdeolmillos, que me ayudó mucho en Granada, y Manel Comas. Con él hablaba todavía en su última etapa y me decía que no me preocupara, que el ‘Sheriff’ siempre podía con los malos”. Habla en un español bastante bueno todavía.

Imagen reciente: solo ha cambiado el pelo.
Imagen reciente: solo ha cambiado el pelo.

En los últimos años, mucha Italia: Rimini, Aurora Jesi, Bolonia, Pésaro, Orlandina y esta última campaña en su ciudad natal, Trieste, donde ha jugado con 36 años en la LegaDue. Sigue muy activo también fuera de la cancha: colabora en un cómic de baloncesto, mantiene su propia línea de ropa (http://www.sunshinestoreonline.com/) y prepara un campus para niños y niñas. Y, claro, intenta mantenerse ‘sereno’ siempre.