Luis María Junguitu: Pívot alavés disfrutando con los colores del Baskonia

Luis María Junguitu: Pívot alavés disfrutando con los colores del Baskonia
Pívot alavés disfrutando con los colores del Baskonia

Javier Ortiz Pérez

Luis María Junguitu – En 1975 (Foto: Archivo Municipal de Vitoria-Gasteiz. Autor Arqué).
En 1975 (Foto: Archivo Municipal de Vitoria-Gasteiz. Autor Arqué).

Luis María Junguitu fue un clásico del baloncesto vasco en los 70 y principios de los 80. Puede aparecer aquí milagrosamente porque le dio tiempo a jugar la primera edición de la Liga ACB, la 83-84, con el Arabatxo Baskonia. Por lo que se ve, un auténtico romántico de las canastas: por aquel entonces tenía 32 años, pero siguió jugando hasta los 46 en distintas categorías.

De Junguitu tengo que reconocer que no sabía nada, pero para eso están las grandes obras que ya lo cuentan todo bien previamente. En este caso, hay que tirar de ‘Memoria Baskonista’, un libro editado por Sergio Vegas y Rubén Gazapo en la que se recoge la historia del club de Vitoria a través de entrevistas con protagonistas de todas las épocas.

Nuestro protagonista de hoy era un pívot de 2,00 nacido en Altube, un pueblo a la sombra del monte Gorbea a 15 kilómetros de la capital donde viviría José Manuel Calderón unos años después. Estuvo en el Baskonia durante varias etapas tras pasar por el mítico Kas: una primera desde la 74-75 a la 78-79 y otra de la 81-82 a la reseñada 83-84 (donde las únicas estadísticas oficiales que se conservan le dan 3,6 puntos y 1,3 rebotes en 19 minutos).

“Empecé a jugar al baloncesto con 15 años. Estudiaba en Murguía en el colegio de los frailes y allí solo se jugaba a fútbol, aunque también seguía el baloncesto. Un día me fui con mi cuñado al frontón vitoriano para jugar al baloncesto. Allí estaba Xabier Añúa, entreandor del Kas, que me fichó. Duramos poco tiempo en Vitoria, porque en verano cambiamos de ciudad y nos trasladamos a Bilbao”, comienza diciendo Junguitu en el libro sobre sus inicios en el mundo de la canasta.

Cuando se le pregunta por cómo era jugador, responde: “Era un gran defensor y siempre me tocó emparejarme con los mejores rivales. Técnicamente era escaso, pero penetraba muy bien. No tenía grandes condiciones físicas para saltar, pero me las ingeniaba para anotar en el uno contra uno. Y con el paso de los años mejoré ostensiblemente mi tiro exterior. Tenía un tiro poco ortodoxo pero efectivo”-

Luis María Junguitu – De  espaldas, con el ‘11’ (Foto: Archivo Municipal de Vitoria-Gasteiz. Autor: Arqué).
De espaldas, con el ‘11’ (Foto: Archivo Municipal de Vitoria-Gasteiz. Autor: Arqué).

Era, desde luego, otro Baskonia distinto al de hoy en día, aunque la afición era ya un gran valor. Jugaba en Mendizorroza. “Era mi sueño jugar en Vitoria (...). Es muy diferente a jugar para cualquier otro equipo. Yo he estado en otros lugares, pero cuando me ponía la camiseta de Baskonia y salía a la pita sentía algo especial. Acababa el partido y la gente me trataba distinto. Yo me sentía arropado”. Y es que no solamente jugó en Euskadi: también lo hizo en el Porcelanas de Vigo y en Granada.

Nunca olvidará las semifinales coperas en la 78-79, el ascenso en la temporada 81-82 o aquella victoria a domicilio ante el Joventut que valió una permanencia. Éxitos que ahora parecen pequeños para un club que ahora es muy grande, pero que en su momento se vivieron con muchísima intensidad.

Luis María Junguitu – Imagen reciente.
Imagen reciente.