Paolo Quinteros: El argentino que puso a Zaragoza en su sitio (dos veces)

Paolo Quinteros: El argentino que puso a Zaragoza en su sitio (dos veces)
El argentino que puso a Zaragoza en su sitio (dos veces)

Javier Ortiz Pérez

Paolo Quinteros – ‘Santo y seña’ en Zaragoza.
‘Santo y seña’ en Zaragoza.

Es, probablemente, el jugador más importante de la historia del CAI Zaragoza. Allí estuvo cuatro temporadas, desde 2007 a 2011, y logró dos ascensos. Se trata de Paolo Quinteros, un anotador nato que enamoró desde el primer al último segundo que vistió el uniforme rojo a orillas del Ebro. El vacío que dejó en el pabellón Príncipe Felipe resultó muy difícil, o imposible, de llenar.

Este argentino de Colón fue una apuesta sobre seguro del club para, por fin, conquistar el cielo después de muchas temporadas intentándolo. Había llegado a España un año antes, en la 2006-07, procedente de Boca Juniors, y fue clave en que el León consiguiese subir: prácticamente clavó los mismos promedios de puntos (17,2 y 17,5) en liga regular y ‘playoffs’. Pero tanto le querían en Zaragoza, a quien había derrotado, que la oferta fue superior respecto a la que tuvo en León para quedarse. Hasta llegó a hablarse del interés del Real Madrid.

Paolo Quinteros – Con Luis Scola en la selección.
Con Luis Scola en la selección.

Cumplió su misión a la primera con los mismos 17,5 de media y un liderazgo indiscutible. Mezclaba la clásica competitividad argentina con un físico peculiar: midiendo apenas 1,88 era escolta, y no base, como podía pensarse.  “Estoy orgulloso de lo que he logrado sabiendo que la altura es muy importante en el baloncesto. Soy el más pequeño de la familia. Mi padre y mi hermano miden casi 1.90. Le cargo a mi madre porque ella es la bajita, pero es broma, no tiene nada que ver. Pegué el estirón pronto y en la adolescencia tuve problemas en las rodillas. Me dolían mucho y me impedían jugar, correr. Era muy frustrante. Algunos médicos me decían que era tendinitis, me vendaban las piernas, pero al final resultó ser un problema de crecimiento”, comentó en El Periódico de Aragón.

En unos años en los que el talento en su país abundaba, tardó mucho en hacerse con un hueco importante en la selección, pero acabaría consiguiendo el bronce en los Juegos de Pekín-2008. Pero la siguiente campaña sufrió un gran disgusto: inesperadamente, en un último partido para olvidar ante el Murcia, el equipo bajó a la LEB. Su reacción no fue marcharse, porque ofertas no le faltaban, sino renovar por el CAI. Y doce meses después, reconquistó la élite por la vía rápida, rondando los 15 puntos por partido.

Quinteros quería dejar a Zaragoza en la actual Liga Endesa y lo hizo: se marcó una buena temporada 2010-11 (12,7) y optó por regresar a su país natal, pese a la insistencia que recibió para que se quedase. Eligió para su recta final el Regatas Corrientes, donde lleva ya cinco años y sigue disfrutando del baloncesto. Especialmente feliz le hizo en el 2012 ganar la ‘triple corona’: Liga Nacional, Torneo Súper 8 y Liga Sudamericana de Clubs. Y un año después, ‘MVP’. Con 36 le quedan todavía ganas de seguir en la pista (“soy una persona muy competitiva, que siempre apuesta a jugar por lo más importante, así que seguramente buscaré revancha”), aunque confiesa que en esta última campaña ha sufrido demasiado con temas físicos.

Paolo Quinteros – Jugador más valioso en su regreso a Argentina.
Jugador más valioso en su regreso a Argentina.

Cuando se retire se dedicará más al golf y a la pesca, dos de sus grandes aficiones. De hecho, asegura que a menudo pasa estancias de una semana en el monte, viviendo solo de lo que caza y de lo que pesca, sin cobertura en el móvil. “Esa semana mi cabeza está tranquila”, confiesa. En la entrevista citada se confiesa como una persona despistada: en León se dejó dos veces las llaves dentro de casa y tuvo que pagar “como 200 euros” a un cerrajero para que le ayudase en el  trance.