Rubén Garcés: El panameño que era un seguro de esfuerzo bajo los tableros

Rubén Garcés: El panameño que era un seguro de esfuerzo bajo los tableros
El panameño que era un seguro de esfuerzo bajo los tableros

Javier Ortiz Pérez

Primer equipo español, Valladolid.
Primer equipo español, Valladolid.

Han pasado siete años desde que Rubén Garcés disputó su último partido en España y muchos no le han olvidado. Era uno de esos jugadores súper prácticos, fundamentales para los que los de al lado luciesen. Él se dedicaba a lo suyo: defender, rebotear, taponar, luchar por cada balón, mantener su cuerpo siempre tenso.

Una pieza muy interesante, como demostró la gran recepción que tuvo siempre en el mercado nacional, sobre todo a raíz de conseguir la nacionalidad. Desde el 2001, en Valladolid, al 2009, en Zaragoza, totalizó 270 partidos en la máxima categoría, con promedios de 10,6 puntos y 7,4 rebotes en 25 minutos. Entre medias, dos temporadas en Lugo, una en el Estudiantes y tres en el Pamesa Valencia. Consciente de sus habilidades, no se salía fuera a tirar ni a hacer tonterías (solo siete triples lanzados en todo ese tiempo... y ninguno anotado). Lo suyo era el choque, el cuerpo a cuerpo.

No resulta raro que siga jugando todavía con 42 años. Siempre fue un jugador que cultivó su físico. Aunque algo más lento como es lógico, puede todavía ser competitivo en ligas como la uruguaya. Es la recta final de una carrera que empezó en su país pero que, a la vista de sus condiciones, saltó pronto a Estados Unidos, donde consiguió una beca con Providence. Su intento de alcanzar la NBA se cumplió, aunque no tuvo continuidad ni en Phoenix Suns (10 partidos) ni en Golden State Warriors (3), siempre en la temporada 2000-01. Pero se mantiene como único jugador criado en su país en lograrlo. “Fue cumplir con un sueño que tenía desde que empecé a jugar baloncesto a los 16 años. Yo tenía como objetivo jugar en la NBA e iba hacer todo lo posible para llegar, pero no sabía cómo, no veía esa luz al final del túnel y ese día que firmé fue, aparte del día del nacimiento de mis hijos, el día más especial de mi vida”, recuerda.

Su mejor año, en Estudiantes.
Su mejor año, en Estudiantes.

Fue después cuando dio el salto a Europa, a Valladolid, donde dejó buenas credenciales (13,1 puntos y 8,9 rebotes). Se convirtió en uno de esos jugadores que no paraba apenas, alternando su participación en las ligas latinoamericanas (Venezuela, México, Argentina, Puerto Rico) con su presencia en España, casi siempre en equipos que le otorgaban mucha responsabilidad. Eso sin contar que en su selección era un fijo, por descontado. Hasta se soltó más a nivel ofensivo en el Estudiantes (14,3 en la 2004-05), pero obviamente, con el paso del tiempo, se fue haciendo cada vez más especialista ‘en lo suyo’. Para el recuerdo queda también su participación ‘estelar’ en una pelea entre jugadores del ‘Estu’ y del Real Madrid: tremenda patada voladora la suya...

“Todos mis años en Europa fueron en España. Es como estar en casa, claro”, comentaba en una entrevista en el 2011, destacando el hecho de aquí podía ganar más dinero sin jugar tantos partidos. Cuando le preguntan por sus entrenadores, menciona a Greg Popovich (estuvo unos meses bajo contrato con los Spurs, aunque sin debutar), Phil Jackson (a prueba con los Lakers)... y Pepu Hernández. “Es un entrenador de usar mucho la cabeza, de comunicarse sin gritar, muy tranquilo”, dice.

Cuatro temporadas en Valencia.
Cuatro temporadas en Valencia.

Según cuenta, tras su inminente retiro tiene en mente dirigir a la selección de su país: “Preparado estoy, pero pienso que primero debo darme a conocer por acá. Panamá necesita de un entrenador que ya esté capacitado con muchos años de experiencia y que haya jugado en la selección para poder comprender a los jugadores y las situaciones en que se encuentran y así adaptar su conocimiento a los tipos de jugadores que hay en la selección. No un entrenador que vaya y adapte su sistema a los tipos de jugadores que tenemos, como hemos venido haciendo en estos últimos tiempos, ya que eso no va funcionar”.

Imagen reciente.
Imagen reciente.