Michael Anderson: Dominador desde la posición de base... pese a su mal aterrizaje

Michael Anderson: Dominador desde la posición de base... pese a su mal aterrizaje
Dominador desde la posición de base... pese a su mal aterrizaje

Javier Ortiz Pérez

‘MVP’ con Murcia 94-95.
‘MVP’ con Murcia 94-95.

La  transformación que protagonizó Michael Anderson (o Mike Anderson, que también se le llamó mucho así) en España llamó mucho la atención. Recibió muchísimas críticas en el convulso Real Madrid 89-90, aquel que tuvo casi que ir improvisando George Karl después de la ‘fuga’ de Drazen Petrovic y la repentina muerte de Fernando Martín. No pareció en aquellos meses un jugador útil para nuestra liga y no llegó a terminar la temporada. Sin embargo, tres años después irrumpió de nuevo para quedarse y se convirtió en un base absolutamente dominante.

Anderson no podía ser tan flojo como cuando visitó de blanco. Partiendo de una universidad minúscula como la de Drexel, consiguió el puesto 73 del ‘draft’ de 1988 por los Indiana Pacers, aunque sus únicos minutos en la NBA (pocos) serían acto seguido en los San Antonio Spurs. A Madrid llegó en el sitio teórico de Petrovic, lo cual resultó un peso enorme. Promedió 14,2 puntos, 5,6 rebotes y 4,1 asistencias. Sí, estaba en todos los lados, pero a menudo de una manera atropellada. No controlaba los partidos y acabó cediéndole su puesto a Dennis Nutt, que lo hizo bastante peor.

Se refugió en la CBA y mejoró ostensiblemente como se comprobó mediada la temporada 92-93, cuando el León de Gustavo Aranzana le reclamó como sustituto de Mark Tillmon: por fin había conseguido poner toda su energía al servicio del equipo y cometía muy pocos errores para la velocidad que le daba al juego.  Los directores de juego americanos se habían puesto de moda (Andre Turner, Darrell Armstrong, Kevin Pritchard...) y podía subirse a esa ola, aunque todavía le quedaba espacio para mejorar.

La siguiente fue una campaña de transición, ejerciendo de ‘temporero’ entre Zaragoza y Girona, mejorando a nivel estadístico. Le faltaba ganarse del todo el respeto, pero era inminente su momento culminante en España: los tres años que pasó entre Murcia (94-95) y Sevilla (95-96 y 96-97). Ahí se desbocó completamente, anotando 20 puntos y rondando los 6 rebotes y 5 asistencias. Nada podía pararle, sobre todo si tenía el día en el tiro (en este aspecto era un poco irregular). Penetraba con enorme fuerza, era un director generoso y un defensor muy ‘pesado’ para su par.  Tenía un don especial para recuperar el balón.

Subcampeón liguero en Sevilla.
Subcampeón liguero en Sevilla.

Muy recordado su trío en Murcia junto con Johnny Rogers y Bobby Martin: eran absolutamente complementarios, cada uno teniendo muy claro lo que tenía que hacer y rodeados de un grupo de esforzados nacionales. Nuestro hombre fue nombrado jugador más valioso de la liga regular y el equipo pasó de sufrir muchísimos apuros por la permanencia el año anterior (antepenúltimo) a aspirar incluso a los ‘playoffs’, de los que se quedaría fuera por poco.

En el Caja San Fernando, a las órdenes de un Aleksander Petrovic con el que se entendió a las mil maravillas, hasta llegó al subcampeonato liguero en la primera temporada. En la segunda, aunque mantuvo su nivel individual, el equipo sufrió un importante revolcón, quedando fuera de la Copa y hasta de los ‘playoffs’. En total fueron 159 partidos ACB con tremendos numerazos: 19,9 puntos, 5,3 rebotes (ojo a este dato con su 1,86 de estatura), 4,8 asistencias y 2,6 robos en 36 minutos.

La lástima es que no volvió a ser el mismo después de buscar un gran contrato en el Ulker turco, donde permaneció dos temporadas ganando una liga. Su decadencia fue rápida, con intervenciones secundarias en la Cibona y la USBL. Se retiró en el 2002 con 36 años.

En los últimos años, ha trabajado en una compañía de seguros y también ha entrenado paralelamente en ‘high school’ en Harverford. Recientemente fue galardonado como una de las cien personalidades más importantes salidas de Drexel. Por si queréis verle en acción y disfrazado de mago, aquí.

Imagen familiar en la actualidad.
Imagen familiar en la actualidad.