Isma Torres: Almeriense fajador, experto en LEB y aventurero en el extranjero

Isma Torres: Almeriense fajador, experto en LEB y aventurero en el extranjero
Almeriense fajador, experto en LEB y aventurero en el extranjero

Javier Ortiz Pérez

Cáceres 2000-01.
Cáceres 2000-01.

Haciendo un poco de cuentas, resulta que Isma Torres es probablemente el mejor jugador que ha dado la provincia de Almería en su historia. Y eso que solamente jugó una temporada en la actual Liga Endesa, la 2000-01 con el Cáceres, pero luego tuvo una carrera potente en las LEBs e incluso a nivel internacional. Al filo de los 37 años acaba de dejar el basket y es un buen momento para que mire hacia atrás.

“Mis primeros recuerdos de baloncesto siempre serán los mismos: jugar en mi calle de Adra, donde colgábamos una canasta desde el terrado de mi casa y veníamos todos los niños y vecinos de la plaza Andalucía, siendo los reyes mis hermanos del baloncesto (mis ídolos).  Salí de mi pueblo con 15 años para poder ir a jugar a Ejido y de ahí pasar a Unicaja de Málaga, donde coincidí con una generación dorada: Cabezas, Berni, German Gabriel, Francis Sánchez...

 Siempre me consideraron  un pívot ambidiestro. Algunos aún no saben con qué mano lanzo. Rápido, luchador, reboteador y gran defensor, con buenos movimientos de espaldas... Al salir de Unicaja fui a Menorca con Pedro Martínez, donde tuve mi explosión como jugador. Eso me dio el salto a poder jugar en ACB y vestir la camiseta con la selección. 

En Cáceres fue mi año de jugar y compartir el día a día con jugadores de selección que siempre veía en televisión. En Unicaja ya lo hacía, pero esta vez fue diferente. Mi recibimiento fue gracioso, estando con Orenga, Paraíso, Pepe Arcega, Carlos Montes (DEP), Benito Doblado, Bryan Salier, Tim Perry... Era el único del equipo por debajo de los 30 años y yo no tenía ni 19. Su trato hacia mí fue genial, increíble la manera que me cuidaron. Aún conservo el contacto con ellos.

Viví un año increíble en la ciudad de Cáceres, gente encantadora, ciudad preciosa y donde se vive el baloncesto. Tuve la suerte de ser entrenado por Manolo Flores y Alfred Julbe, disputar competición europea Copa Korac y Copa del Rey, que se jugó en Málaga. Allí fueron todos mis amigos con los que jugaba de Adra a verme y apoyarme. Llevaron una sábada de las grandes que ponía “Adra con Isma Torres, Julbe sácalo”.

Ultimas canastas en Portugal.
Ultimas canastas en Portugal.

A partir de ese año, decidí volver a jugar en ligas LEB. No disputé muchos minutos en ACB y la verdad que tenía después varias ofertas para continuar en la liga, pero decidí que lo que me gustaba era jugar y disfrutar de este deporte siendo un jugador más importante. 

Mis dos últimos años en España fue gracioso: jugué en Mallorca Básquet (Inca), donde conocí a una grandísima persona como Juanito de Cruz, o Xavi Sastre y un grupo excepcional, disfruté increíble. Ascendimos (y jugando los primeros partidos de la final recién salido del hospital y durmiendo en casa de Juan por problemas de vértigos) en el quinto de un punto contra Andorra. Al año siguiente firme con ellos y volví ascender. Mis compañeros siempre atacándome en plan de broma y diciendo “como no ascendamos este año, te matamos”... Jajaja... Así que, ¿para qué más presión? La verdad que fueron inolvidables esos dos años, maravillosos volver a disfrutar como un niño. 

Decidí irme a Chile, siendo subcampeón de la liga, Uruguay, Guinea Ecuatorial (campeón junto a Miguel Ángel Hoyo), Portugal (subcampeón)...

Ahora mismo estoy centrado en el quinto Campus Isma Torres que realizo y esta vez será en mi ciudad. Estoy muy orgulloso poder transmitir a los niños los valores humanos, deportivos y la enseñanza de baloncesto. Ya participaron en el pasado amigos como Juanito de la Cruz, Carlos Cabezas o Federico Bavosi. También me gustaría mencionar a mi gran amigo y entrenador de Almería Diego Revueltas. 

Me considero afortunado de poder estar tantos años en la elite del baloncesto, de poder haber vivido de él, de empezar en mi pueblo Adra y poder llegar a disputar partidos en competición europea y defender a la selección española siendo campeón en los Juegos del Mediterráneo en Túnez 2001”.