Hugo Sconochini: Un secundario de lujo más de la ‘generación dorada’ en Vitoria

Hugo Sconochini: Un secundario de lujo más de la ‘generación dorada’ en Vitoria
Un secundario de lujo más de la ‘generación dorada’ en Vitoria

Javier Ortiz Pérez

Hugo Sconochini - A punto de machacar la canasta.
Hugo Sconochini - A punto de machacar la canasta.

Como varios compañeros de selección, de aquella mítica ‘generación dorada’, Hugo Sconochini dejó su impronta en España, en Vitoria. Cierto es que lo hizo menos que otros compañeros suyos como Andrés Nocioni, Fabricio Oberto o Luis Scola, pero la Liga también pudo disfrutar de su juego polivalente y agresivo durante una temporada, la 2001-02, en la que vistió la camiseta del Tau Cerámica.

Varias cualidades arquetípicas del argentino le adornaban como jugador: era intrépido e implicado, no exento de calidad. Podía jugar en cualquiera de las tres posiciones exteriores. Resultaba increíblemente fuerte para su 1,94, pudiendo adaptarse perfectamente a ser ‘3’. Manejaba bien el balón y entraba con valentía a canasta. En su país natal le llamaban ‘Súper Hugo’ y en Italia, “El Cóndor de La Pampa”.

Pese a todo, no tuvo un papel especialmente protagonista: 6,5 puntos y 2,1 rebotes en 17 minutos. Se había subido al tren de Dusko Ivanovic iniciada la campaña, después de unos meses de sanción por haber dado positivo en Italia, en el club que más a gusto se sintió: la Virtus/Kinder de Bolonia. Durante una época le obsesionó demostrar que la nandrolona que se le había detectado era endógena. Un caso muy similar al de Pep Guardiola y que se resolvió con ocho meses de sanción.

Hugo Sconochini - Con el oro olímpico.
Con el oro olímpico.

Nacido en Santa Fe, desde bastante joven (19 años) buscó y encontró sus raíces italianas para crecer en el baloncesto. Su aprendizaje fue rápido entre Reggio Calabria, Milán y Roma, dando el salto en la 96-97 al Panathinaikos. Su regreso, ya en Bolonia, la temporada siguiente resultó triunfal. Era un secundario de lujo en un equipo lleno de estrellas con el que ganó la Lega y la Euroliga de 1998. Fue seguramente su momento culminante, ya que a partir de entonces jugó menos minutos por la irrupción de su compatriota Manu Ginóbili. Además, su relación con Ettore Messina se deterioró.

En diciembre del 2000 ocurrió lo del positivo y se vio en la necesidad de relanzarse después de casi un año sin jugar. Vitoria le acogió bien, enganchándose a su juego entusiasta que tanto transmitía. El resultado fue el maravilloso doblete Copa-Liga. Muchos no se explicaron no siguiese en el equipo la siguiente campaña, en la que rechazó una oferta del Lucentum Alicante. En su decisión fue clave su deseo de establecerse en Milán, de donde es su mujer.

No salió durante aquellos años de la selección y hasta Rubén Magnano le puso como capitán. La espina clavada con el Mundial del 2002 en Indianápolis se la sacaron con creces dos años después en Atenas-2004. Inolvidable aquel oro olímpico, ¿verdad? En la final ante Italia jugó 12 minutos y anotó dos puntos. No estuvo acertado ante el aro (1/6 en tiros de 2 y 0/1 en triples), pero seguro que le dio exactamente igual.

Hugo Sconochini - Comentarista televisivo.
Comentarista televisivo.

En su regreso a Italia volvió a pasar por Milán y Roma y ha estado jugando hasta hace relativamente poco, aunque a nivel más bien ‘amateur’, en categorías menores. Su trabajo es el de comentarista para ‘Sky Sports’ de los partidos de la Lega.