Elmer Bennett: ‘Benito’ y sus once temporadas dando lecciones

Elmer Bennett: ‘Benito’ y sus once temporadas dando lecciones
‘Benito’ y sus once temporadas dando lecciones

Javier Ortiz Pérez

Elmer Bennett -Seis años en Vitoria.
Seis años en Vitoria.

Elmer Bennett es, seguramente, uno de los cinco mejores bases americanos llegados nunca a España. Hay quien reduciría esta selección a tres. O incluso podría haber quien le considere el número 1, porque su calado en los equipos en los que estuvo fue muy amplio y durante mucho tiempo consecutivo. Tenía una calidad superlativa, pero no era irresistiblemente espectacular. Ponía sus virtudes a las órdenes del club, priorizando la victoria como primer objetivo y casi único. Y a fe que lo hizo: 237 partidos ganados y 123 partidos, un 65% que está muy bien si se tiene en cuenta que no siempre estuvo en aspirantes al título. 11,7 puntos y 5,1 asistencias en 29 minutos de aquellos 361 encuentros de once temporadas seguidas.

Eso sí: lo mejor de sí mismo lo ofreció en Vitoria, el club que le fichó iniciada la temporada 97-98 siendo bastante desconocido. Su carrera no iba excesivamente bien encaminada: había tropezado contra la muralla de hacerse con un hueco en la NBA (21 partidos entre 1994 y 1997 con las camisetas de Cleveland, Philadelphia, Houston y Denver), aunque al menos se había consolado ganado un campeonato de la CBA con el antecedente de los Thunder, los Oklahoma City Calvary. En Europa lo que se sabía de él era una breve etapa en el Scavolini de Pésaro y otra en el Lyon.

Elmer Bennett - Real Madrid.
Real Madrid.

El Olympiacos le llamó para hacer la pretemporada en aquel 1997, pero alegó que sufría una misteriosa lesión en el cuello para descartarle. Mientras hacía un nuevo intento con los Nuggets, recibió la llamada del Baskonia, que andaba afligido porque el fichaje de Tony Smith, un jugador de enorme experiencia en la NBA, estaba saliendo rana. Como tantas otras incorporaciones de mérito, la elección se le atribuyó a Alfredo Salazar, el secretario técnico del Tau, aunque es de suponer que Sergio Scariolo también presionaría lo suyo.

Desde el principio, la relación funcionó, adaptándose perfectamente al ecosistema del club y recibiendo de buen grado el apelativo de ‘Benito’. Y ejerció una doble función como jugador y también como ‘monitor’ de jugadores en ascenso como José Manuel Calderón. Fueron seis campañas en las que hubo de todo, como es lógico durante tanto tiempo, pero destacando el doblete de 2002 (Liga y Copa, en la que fue decisivo) y también el torneo copero de 1999 con él como MVP, superando en la batalla particular a Andre Turner, del Cajas San Fernando.

Si algo le caracterizaba era su tranquilidad en los momentos calientes de los partidos. No solía tomar malas decisiones por mucha presión que hubiese en contra.  Eso sí, siempre le quedará la espina de haber perdido la final ACB en su primer año, ante el TDK Manresa. Y es que ‘Chichi’ era mucho ‘Chichi’. Seguro que ‘Benito’ también sacó lecciones de aquello.

En la 2003-04 se marchó al Real Madrid un par de temporadas y también ‘cosechó’ con la Liga ‘del triple de Herreros’ (curiosamente, ganada en el Buesa Arena) y continuó ejerciendo de referente en el DKV Joventut con Ricky Rubio como alumno de lujo (y una FIBA Eurocup, la de 2006). Su última etapa, la del Cajasol, tuvo el momento feliz de la permanencia el primer año y una precipitada retirada en el segundo, cuando solo se llevaban cuatro jornadas. Era octubre del 2008 y Bennett, tras tanto tiempo entre nosotros, decidía marcharse a su casa.

Elmer Bennett -Joventut.
Joventut.

En el 2011 regresó a Vitoria y fue homenajeado. “Quiero que mis hijos recuerden dónde nacieron y vivieron, ya que los dos eran muy pequeños cuando marchamos de Vitoria. Volver aquí siempre es especial. Fue mi casa durante seis años maravillosos e inolvidables. Han pasado tantos jugadores por aquí que es muy bonito que se acuerden de ti”, decía en El Correo. Según contó, no quería ser entrenador profesional (“no tengo madera para eso”), pero sí llevaba a un grupo de jóvenes en Louisville.

Hay unas declaraciones suyas que definen bien cómo veía el baloncesto: “El base debe hacer que los otros jugadores se sientan a gusto… Ha de tener psicología para hacerles entrar en juego… Es importante que los pivots sean felices: corre que yo te daré el balón. Y estará más motivado para defender fuerte y rebotear duro… Un base tiene que ser duro con sus compañeros…”.

Hasta cuando usted quiera, Mr. Bennett.

Elmer Bennett -Cajasol.
Cajasol.


Elmer Bennett -Homenajeado en 2011.
Homenajeado en 2011.