Andre Barrett: La ‘maldición’ del base norteamericano en el Barcelona

Andre Barrett: La ‘maldición’ del base norteamericano en el Barcelona
La ‘maldición’ del base norteamericano en el Barcelona

Javier Ortiz Pérez

Andre Barrett-Azulgrana la temporada 2008-09.
Azulgrana la temporada 2008-09.

Algo pasa pero ni uno solo de los bases norteamericanos que ha fichado el Barcelona en su historia se puede decir que haya triunfado plenamente: Michael Hawkins, Shammond Williams, Ed Cota... Nuestro protagonista de hoy tampoco, y eso que seguramente tenga el mejor currículum de todos ellos: Andre Barrett.

Se trata de uno de los jugadores más bajitos en la historia de la Liga: 1,75. Claro, para compensar eso, es fácil pensar que se trata de un tipo escurridizo y rápido, lleno de talento. Gracias a eso puede presumir de haber jugado cuatro temporadas en la NBA, aunque un poco de acá para allá. Pese a sus buenas actuaciones en Seton Hall, no entró en el ‘draft’ que le correspondía, el de 2004, pero sí consiguió contratos temporales en Houston Rockets y Orlando Magic. La campaña siguiente, paso previo por la D-League, hizo lo mismo en Suns y Raptors. Un puñado de partidos en los Bulls (2006-07) y Clippers (2007-08) hasta totalizar los 67 fueron el fin de su sueño (3,3 puntos en 6,3 minutos). No le bastó ‘salirse’ en la liga de desarrollo, en la que tuvo alguna temporada de más de 15 puntos por partido.

Por lo que se ve, este nativo del Bronx (se nota en su juego que aprendió a jugar en sus duras calles) se resistía a buscar los dólares europeos. Finalmente tuvo que hacerlo en la 2008-09 con el Barcelona. Junto con la del 2011-12 en Roanne (Francia), fue su única experiencia en el ‘viejo continente’. Y se saldó con unos discretísimos 2,8 puntos y 1,3 asistencias en solo 11 minutos en cancha. Como se ve, bastante residual en los esquemas de Xavi Pascual, que prefería por delante la capacidad resolutiva de Jaka Lakovic y el empeño defensivo de Víctor Sada. A menudo pareció demasiado revolucionado, sin entender lo que se pedía de él.

Andre Barrett-Con los Clippers.
Con los Clippers.

Según contaba a su llegada, “no he tenido la oportunidad de jugar baloncesto europeo, aún no lo puedo comparar, pero creo que la Liga ACB, por lo que he oído, e igual de dura que la NBA, y si no lo es, está sólo un escalón por debajo. Así que espero muchos jugadores atléticos, rápidos, chicos que lancen con facilidad... En resumen, algo muy similar al baloncesto norteamericano”. Añadía que el objetivo era “ganarlo todo” y al menos se llevó la Liga tras vencer al Tau en la final (1-3), aunque en todos los ‘playoffs’ solo llegó a jugar un partido (8 minutos) en cuartos de final frente al Pamesa. En la Euroliga cayó en la Final Four ante el CSKA en semifinales.

Unos meses después rechazó una oferta del Baskonia. Al menos dejó la impronta de ser un tipo simpático, muy aficionado al ‘hip hop’. Además del año en Francia, después de entonces ha sido más bien carne de otra vez de D-League. Con 34 sigue jugando, en la liga venezolana, con los Toros de Aragua, aunque también abrió una academia en su barrio, cerca de Tremont Park, donde trabaja con chicos jóvenes, sobre todo organizando campus en verano.

Andre Barrett-En una actividad de su academia.
En una actividad de su academia.