Zoran Planinic: Brutal talento con un adiós demasiado prematuro

Zoran Planinic: Brutal talento con un adiós demasiado prematuro
Brutal talento con un adiós demasiado prematuro

Javier Ortiz Pérez

Zoran Planinic-Habitual en la selección croata.
Habitual en la selección croata.

Uno de los mayores talentos contemporáneos del baloncesto europeo pasó por Vitoria durante un par de temporadas: Zoran Planinic. Fue entre 2006 y 2008 y, aunque era uno de esos jugadores que siempre daba la impresión de que podía hacer un poco más, su presencia entre nosotros no pasó desapercibida. Con 2,00 jugaba cómodamente en la posición de base, aunque también podía ser escolta. Una gran visión de juego era su principal característica y también podía anotar con fluidez (9,2 puntos en 22 minutos aquí).

Planinic nació en Mostar, esa ciudad arrasada por la Guerra de los Balcanes. Se dio a conocer muy joven, siendo la estrella de la selección croata en el Mundial junior de 1999 de tan grato recuerdo para España. Él obtuvo el bronce y empezó a cargar con la dura etiqueta de ‘sucesor de Drazen Petrovic’, esa misma que tuvieron en su momento otros como Arijan Komacec o Damir Mulaomerovic. Tanto destacó que primero la Cibona de Zagreb se hizo con sus servicios y después los New Jersey Nets le escogieron en la primera ronda del ‘draft’ de 2003 (número 22) y hacia allá se fue sin pensárselo mucho. Quizás tuvo que haber esperado un poco porque su papel en la NBA no fue demasiado relevante a lo largo de tres años: solo diez titularidades en 148 partidos y unos promedios de 3,8 puntos y 1,1 asistencias en 10,7 minutos.

Una explicación es que tenía por delante a Jason Kidd. Y eso es mucho decir. “Es el mejor base con el que he jugado. Le observaba cada día, en los partidos y en los entrenamientos. Desde esta perspectiva, quizás lo mejor hubiera sido irme a otro equipo. Es un jugador que marca la diferencia, que mantiene un gran control del partido”, diría unos años después. “No fue una época feliz para mí comparándolo con la de la Cibona, pero sí resultó muy útil. Descubrí lo que significa realmente el profesionalismo. En la NBA las cosas funcionan así: si no quieres hacer algo, siempre va a haber alguien que lo quiera hacer en tu lugar”.

Zoran Planinic-Dos años en Vitoria.
Dos años en Vitoria.

Le está agradecido a los Nets por haberle hecho madurar en la pista, una experiencia que a buen seguro le sirvió en su etapa en Vitoria, donde le reclamó otro genio croata, Velimir Perasovic en lo que fue su primera etapa en el banquillo baskonista. Pecó de cierta irregularidad, pero aún así fue un jugador práctico. En una época de transición en el club, le faltaron los títulos y también tuvo que batallar a menudo con la sombra de José Manuel Calderón.

Pese a todo, el hecho de que su siguiente parada fuese el CSKA de Moscú indica que lo hizo bien. Sin embargo, su mejor baloncesto lo acabaría dando en el Khimki de 2010 a 2013, ganando incluso una Eurocup. Eso le abrió las puertas del Anadolu Efes, pero algo raro sucedió porque, tras una temporada, Dusan Ivkovic decidió prescindir de sus servicios, aunque siguió cobrando su potente contrato. Y eso que había protagonizado una de las imágenes más impactantes de la Euroliga cuando con un imposible triple desde su campo dio el triunfo al equipo turco ante el Armani Milán.

Así es que no ha vuelto a jugar en los dos últimos años, pese a que seguro que ha tenido ofertas sobre la mesa, y hace unos meses se anunció su retirada, que, salvo cambio de opinión, será definitiva. Demasiado prematura, ¿no? En la actualidad vive en Chicago.

Zoran Planinic-Últimas canastas en el Efes.
Últimas canastas en el Efes.