Ben Coleman: De más a menos en León, Barcelona y Huesca

Ben Coleman: De más a menos en León, Barcelona y Huesca
De más a menos en León, Barcelona y Huesca

Javier Ortiz Pérez

Con Ferrán Heras en León 90-91.
Con Ferrán Heras en León 90-91.

Trayectoria claramente descendente la de Ben Coleman en España: primero impresionó en León, después simplemente cumplió en el Barcelona y finalmente lo hizo bastante mal en Huesca. Por encima de actuaciones concretas, era un jugador fuerte y duro, con buenos recursos en las dos zonas de la cancha.

No fue ninguna sorpresa que Coleman supusiese un profundo impacto en la Liga 90-91, cuando fichó por el León de Gustavo Aranzana y Ramón Fernández. Jugando en la universidad entre Maryland y Minnesota, se coló en la segunda ronda del ‘draft’ de 1985 (número 37) por los Bulls, pero dio directamente el salto a Europa para promediar 23 puntos y 11 rebotes durante dos temporadas en Trieste, en la que entonces era la mejor competición de Europa, la italiana.

Eso le abrió las puertas de la NBA y se convirtió en un buen jugador de banquillo en New Jersey, Philadelphia y Milwaukee, aunque curiosamente también le pasó lo mismo que en España, yendo de más a menos. Nunca superó los números de su campaña de ‘rookie’ con los Nets (11 puntos y 6,4 rebotes).

Cuando, tras una lesión, en 1990 se vio sin sitio allí decidió volver al otro lado del Atlántico, en la temporada de debut de los leoneses en la élite. Y pasó lo que tenía que pasar: 19,8 puntos, 10,3 rebotes y la impronta, más allá de los números, de que era un jugador que dominaba los partidos, mezclando perfectamente lo físico y lo técnico. Hasta el Joventut preguntó por él, aunque se decidiría finalmente por Corny Thompson.

Barcelona 91-92.
Barcelona 91-92.

Fichó por el Grupo IFA Granollers, pero un conflicto entre intermediarios dejó ese contrato sin efecto. El Barcelona se aprovechó de que estaba en el mercado con la idea de hacerle entrar y salir del equipo, dependiendo del siempre frágil estado de las rodillas de Audie Norris. Además de sus problemas de pubis, quizás ese cambio de ‘status’, pasando de ser el referente a simplemente un recambio, afectó en algo su rendimiento, pero aún así sus estadísticas fueron buenas (13,8 y 9,3).

En verano de 1992 protagonizó una desagradable noticia: después de llegar a un acuerdo con el Cáceres, lo rompió unilateralmente sin dar explicaciones. Hasta diciembre de aquel año no encontró equipo, supliendo a Greg Wiltjer en Huesca, pero sus prestaciones resultaron por debajo de lo esperado y una nueva lesión fue la excusa perfecta para cortarle tras once partidos (12 y 7,6).

Tras pasar por la CBA, tendría una última oportunidad en los Pistons, con poco recorrido (nueve partidos). Después sí lo hizo realmente bien en Italia, en Roma y en Udine, recuperando las viejas sensaciones de sentirse el centro. Se retiró en 1997 tras jugar en Omaha Racers, otra vez en la segunda liga norteamericana.

¿Qué ha hecho desde entonces? Viviendo en la zona de las ‘twin cities’ (Minneápolis y Saint Paul), se ha mantenido en contacto con el baloncesto a través de la academia Court54, donde entrena a chicos jóvenes con especial predilección por el trabajo de los fundamentos. Sin embargo, su actividad profesional ha estado repartida en otros campos como el negocio inmobiliario, la telefonía móvil y últimamente, el trato a personas dependientes. Desde 2010 es administrador de Assured Care, una residencia de mayores.

En la actualidad.
En la actualidad.