Michalis Kakiouzis: Cuando todavía se disfruta del basket con casi 40 años

Michalis Kakiouzis: Cuando todavía se disfruta del basket con casi 40 años
Cuando todavía se disfruta del basket con casi 40 años

Javier Ortiz Pérez

Dos temporadas en el Barcelona.
Dos temporadas en el Barcelona.

Continúa dando guerra Michalis Kakiouzis. Y bastante. El próximo 29 de noviembre cumplirá 40 años, pero todavía juega. Lo hace en el Faros Keratsinou de la segunda división de su país, Grecia. Aparte de caminar rumbo al ascenso, fue noticia a nivel europeo hace unos meses, cuando consiguió sorprendentemente meterse en la final de Copa, que perdió contra el Panathinaikos (eso sí, claramente: 101-54).

Antes, este modesto equipo ateniense (en el que también está otro ‘viejo conocido’ como Manolis Papapmakarios) había ido dejando atrás a cinco rivales de la A-1 en eliminatorias directas: Kolossos, Lavrio, Trikala, Kifisia y el PAOK en semifinales (69-65). Todo un logro en el que participó saliendo del banquillo nuestro Kakiouzis, un tipo que dejó una buena impronta de luchador en sus tres temporadas en España (dos en el Barcelona y una en Sevilla). Su puesto era más bien el de ‘4’, aunque podía echar una mano como ‘3’. También es recordado por una mecánica de tiro poco ortodoxa, pero muy efectiva.

Y es que estamos hablando de un auténtico gladiador, de uno de esos jugadores que conecta con la grada a base de no dar por perdido ni un solo balón. Crecido en el Iokonos, donde se dio a conocer internacionalmente fue en el AEK de Atenas, en el que fue coprotagonista de su mejor época, desde 1995 a 2003. Luego llegaron las ‘vacas flacas’ y tuvo que ser traspasado al Montepaschi Siena. Aparte de en Italia (Roma, Cremona), también ha jugado en Suiza, Francia y Chipre. Lo que sea por no dejar el basket.

Habitual en la selección griega.
Habitual en la selección griega.

Fue clave en el oro conseguido por los griegos en el Eurobasket del 2005, tras lo cual Dusko Ivanovic le incorporó al Barça. Es curioso que en sus 83 partidos ligueros como ‘culé’ solamente fuese una vez titular. Aquí promedió 10 puntos y 3,8 rebotes en 22 minutos en los 117 partidos que totalizó, incluyendo los de Sevilla.

Hace poco más de un año le contaba a Giannis Stravroulakis en ‘Gigantes del Basket’ que lo de la canasta le seguía apasionando. Y los buenos recuerdos que le había dejado la actualmente denominada Liga Endesa. Le dejó huella especialmente su tiempo como azulgrana. “Nunca olvidaré mi primer partido ante el Barça después de dejar el equipo. Jugaba en el Sevilla y fuimos al Palau. En la presentación todo el mundo se puso en pie para aplaudirme. Me quedó a cuadros fue increíble. Yo solo era un extranjero que había jugado en el Barcelona, como muchos otros”, comentaba.

Pudo haber un tercer equipo español para él: el Bilbao Basket. En verano de 2011 estuvo a prueba a las órdenes de Fotis Katsikaris (que le conocía perfectamente por haber trabajado juntos en el Aris). Parecía que se iba a ganar un hueco, pero cuando iba a jugar la semifinal de la Supercopa ante el Baskonia, en el primer partido oficial de la temporada, se lesionó. “Ahí se acabó todo”, se resigna.

Quizás Kakiouzis siga los pasos de Katsikaris en los banquillos, porque desde luego pasión por el baloncesto no le falta. De momento, aprovecha cada minuto en pista como si fuese el último. Ha anunciado que no seguirá jugando al final de esta campaña, pero nunca se sabe.

En el Faros Keratsinou, su equipo actual.
En el Faros Keratsinou, su equipo actual.