Hugues Occansey: ‘Purasangre’ francés con solo once partidos en Valencia

Hugues Occansey: ‘Purasangre’ francés con solo once partidos en Valencia
‘Purasangre’ francés con solo once partidos en Valencia

Javier Ortiz Pérez

Hugues Occansey-Amistoso con Francia ante el ‘Dream Team’.
Amistoso con Francia ante el ‘Dream Team’.

Uno de los grandes clásicos del basket francés reciente pasó por España. Fueron pocos partidos (once) que concluyeron abruptamente, pero en el historial de Hugues Occansey siempre quedará que jugó en el Pamesa Valencia de la temporada 2000-01.

Occansey llegó ya a la ‘Fonteta’ veterano, con 34 años, después de un largo recorrido que se remonta a nivel profesional a mediados de los 80 en el Limoges, donde totalizó ocho temporadas en dos etapas. Por en medio, Antibes, Montpellier, Lyon y un montón de internacionalidades, 107. Era un alero de 2,01 muy potente físicamente que fue escogido para ejercer de ‘contrapeso’ a José Antonio Paraíso. Ese papel lo cumplía discretamente (4,4 puntos y 2,2 rebotes en 18 minutos) cuando saltó la noticia.

Se le detectaron problemas cardiacos y se llegó a un acuerdo para rescindir el contrato, siendo sustituido por Pat Durham. Pero algo más debió haber porque, pese a ello, siguió jugando, primero en el Evreux y luego en el Estrasburgo, donde se retiró definitivamente con 38 años.

Después, dejando atrás las rastas que habían caracterizado su ‘look’ en la pista, ha tenido también una carrera como entrenador, primero en el Limoges, luego en el Villeurbanne y últimamente en el Quimper, donde fue destituido las pasadas navidades. También ha dirigido el pasado verano a la selección de Costa de Marfil en el Afrobasket.

Con el Pamesa Valencia 2000-01.
Con el Pamesa Valencia 2000-01.

Hay una entrevista en una web francesa en la que habla un poco de todo, incluyendo de sus meses en Valencia, adonde había llegado procedente del Peristeri griego. Como es fácil de imaginar, fue uno de esos jugadores muy beneficiados por la apertura de las fronteras a finales de los 90: difícilmente hubiera podido jugar ya como extranjero fuera de su país, pero sí podía ser útil todavía como complemento.

Según comenta, en Valencia aprendió mucho del que fue su entrenador allí, Casimiro. “Me gustó cómo administraba todo el personal del ‘staff’: el fisio, médico, preparador físico, el asistente... Todos trabajaban juntos. La preparación física era lo que nos guiaba. Cada dos días hacían un análisis de sangre para ver en qué estado físico que estábamos, si nos estábamos adaptando bien a los entrenamientos. La visión, la preparación de la formación... todo eso fue lo que me marcó en España. Me encantó el lado profesional del club, la liga cada partido y su organización, que era muy grande”, comenta.

A Occansey, por lo que se ve, le llamó la atención especialmente el recibimiento y el trato que recibió por parte del club. “Cuando llegamos a los vestuarios tenía una carpeta con todos los artículos del baloncesto de prensa nacional y regional (...). Cuando llegué al aeropuerto, había tres cámaras, cuatro radios y cinco periodistas de prensa escrita. Había un montón de empleados del club. Todo era grande en el profesionalismo. Eso fue hace 15 años, y no fue que en Francia. Hay una mejor preocupación por el jugador, más rigurosa y, por lo tanto un mayor rendimiento. Por supuesto, hay más dinero, lo que permite resultados más altos”, añade.

Hugues Occansey-Como entrenador.
Como entrenador.