Keith Tower: El ex pívot del Lobos al que una biblia cambió su vida

Keith Tower: El ex pívot del Lobos al que una biblia cambió su vida
El ex pívot del Lobos al que una biblia cambió su vida

Javier Ortiz Pérez

Keith Tower-Con Orlando Magic.
Con Orlando Magic.

Keith Tower no impresionó con sus números en el Cantabria Lobos 98-99, pero sí gustó su capacidad de jugar en equipo y querencia por el trabajo menos agradecido. Era el típico jugador blanco de 2,10 especialista en la defensa y demás aspectos ‘de intendencia’. Con 5,6 puntos y 4,2 rebotes en 18 minutos lo normal es que hubiera sido cortado dentro de la exigencia a los americanos de la época, pero no fue así, lo que indica desde luego que su rendimiento estaba por encima de las estadísticas.

Tower llegó iniciada la campaña en sustitución del díscolo Torraye Braggs. El equipo seguramente necesitaba más un jugador de sus características, que no quisiese tanto el balón. Nuestro protagonista de hoy era básicamente un currante, como demostró durante toda su carrera. Nacido en Montana, jugó para la prestigiosa Notre Dame desde 1988 a 1992 y tuvo que pasar un año en la CBA hasta conseguir su primera oportunidad en la NBA, en Orlando Magic. Después tendría otras dos, en Clippers y Bucks, pero no jugaría más de 53 partidos en la mejor liga del mundo. Tuvo experiencias en Argentina, Japón y Polonia antes de su llegada a Torrelavega y se retiró en 2002 jugando en la ABA.

Lo llamativo de su historia se remonta a su etapa con los Magic, cuando cambió su vida por completo a nivel espiritual. Según cuenta, el propietario del equipo de Orlando, Rich DeVos, hizo un regalo navideño inesperado a los jugadores: en lugar de algún aparato electrónica de última generación, les entregó una biblia.

Tower no la dejó en un rincón, sino que se puso a leerla con atención, hasta tal punto que abrazó la religión cristiana y acabaría siendo ordenado pastor protestante. Junto a otro ex jugador de los Magic como Andrew DeClerqc dirige una comunidad en el estadio de Florida, cerca de Orlando, llamada HighPoint Church. Aquí podéis echar un vistazo a los servicios que ofrece.

Keith Tower-Imagen reciente.
Imagen reciente.

“Sentí una llamada y por eso dejé al margen lo que más valoraba”, indica en una entrevista, refiriéndose al baloncesto. Se muestra crítico además con el estilo de vida de los deportistas profesionales: “Me sentía vacío. Los deportistas se vuelven tan grandes que, de muchos modos, se convierten en lo que la gente idolatra. Sabía que tenía que haber algo más”.

“Cuando mi mujer y yo nos fuimos de Orlando sabíamos que cuando me retirase volveríamos aquí. Tuve la visión de que quería servir a esta ciudad”, añade. Su congregación incluye, además de a DeClercq, a otro antiguo deportista como el jugador de fútbol americano Clay Shiver. “Todos son bienvenidos”, destaca Tower.

Una pena que no haya compartido más detalles con nosotros directamente. Intercambiamos unos cuantos correos, pero nunca terminó de cumplir su promesa de que nos hablaría de sus meses como jugador del Lobos. Estará muy ocupado salvando almas...