Mike Richmond: El pasaporte portugués del ex seleccionador de Gambia

Mike Richmond: El pasaporte portugués del ex seleccionador de Gambia
El pasaporte portugués del ex seleccionador de Gambia

Javier Ortiz Pérez

Mike Richmond-Machacando el aro en Italia.
Machacando el aro en Italia.

Mike Richmond es el prototipo de jugador norteamericano al que obtener un pasaporte comunitario le sirvió para dar el salto de ligas menores europeas a poder jugar en España, aunque fuese brevemente. Y, en su caso, ya muy veterano, pese a lo cual tuvo cuatro equipos diferentes, dos en ACB y dos en LEB. Veamos.

Se trataba de un ‘4’ bastante voluminoso (no por casualidad le llamaban ‘Big Mike’) con sus 2,04 que llegó a colarse en el ‘draft’ de 1987 (número 66) después de solo un año en la universidad de Texas-El Paso. No entró en la plantilla de los Mavericks y, tras pulular unos años por la CBA, dio el salto a Europa, al Plannja Lulea sueco (90-91).

A partir de entonces alternó el ‘viejo continente’ con Latinoamérica consiguiendo contratos sin parar en Portugal, México, Estonia, Chile y Alemania. Conseguir la nacionalidad lusa y la entrada en vigor de la ‘ley Bosman’ en 1996 le dio otra perspectiva, subiendo un peldaño con su fichaje por el Larissa griego, que le cortó mediada la 97-98. Fue cuando le llamó el Ourense, que quería reforzarse de cara a unos ‘playoffs’ de descenso que perdería ante Cáceres.

Richmond tenía ya por entonces 33 años y no lo hizo del todo mal (7,4 puntos en 16 minutos, 15 partidos en total) en un equipo que era absolutamente desastroso, lo que seguramente le sirvió para seguir jugando en Italia (Pozzuoli) y Grecia (Sporting de Atenas). Entre octubre y diciembre de 1999 tuvo su segunda oportunidad en España, de nuevo en Galicia, con el Breogán, aunque esta vez solo le dio tiempo a disputar cinco encuentros y desde un puesto más secundario de la rotación (4 puntos en 11,8 minutos).

Mike Richmond-Imagen reciente.
Imagen reciente.

Aquella misma campaña dispondría de otros contratos temporales en la LEB, primero con el Granada (8 partidos de liga regular, 6,5 puntos) y luego con el Melilla (3 de ‘playoff’, 9 puntos). La siguiente temporada, la 2000-01, fue su última en las pistas, colgando las botas con 37 años en el Portugal Telecom.

Desde entonces ha entrenado aquí y allá, donde ha podido, incluyendo una experiencia en el banquillo de la ignota selección nacional de Gambia nombrado por el mismísimo presidente del país, Yahya Jammeh, en el 2008. También ha sido técnico jefe en la USBL (al mismo tiempo dirigía y era propietario de los Delawere Destroyers), la ABA y ‘high school’. Sus múltiples actividades no se han parado ahí: organiza cada año un campus de tecnificación, es miembro de una organización benéfica llamado I am Focused y fue representante de la Street Basketball Association en la zona del noreste. Curioso esto último de la SBA, cuyo comisionado era otro ‘viejo conocido’ como Jerrod Mustaf.