Donatas Slanina: Certero tirador lituano que enamoró a Sevilla (y viceversa)

Donatas Slanina: Certero tirador lituano que enamoró a Sevilla (y viceversa)
Certero tirador lituano que enamoró a Sevilla (y viceversa)

Javier Ortiz Pérez

Donatas Slanina - Lanzando a canasta con el Caja San Fernando.
Lanzando a canasta con el Caja San Fernando.

Uno de los mejores jugadores de Lituania (que no es poca cosa) en lo que va de siglo pasó unos años claves en su carrera en España: Donatas Slanina. Durante cuatro años consecutivos en Sevilla y uno en Murcia dejó el sello de una enorme profesionalidad, aderezado con la habitual puntería y competitividad de los baloncestistas de su país.

Realmente nunca acaba de haber una explicación racional para que un lugar con tan pocos habitantes (3,3 millones) puede generar constantemente tanto talento para meter canastas. Slanina, un escolta de 1,93, se dio a conocer para el gran público en el referente del basket báltico, el Zalgiris, al que llegó procedente del Siauliai. Con los verdes permaneció tres años (1999-2002), dando el salto a España con el Caja San Fernando a continuación. Era ya un fijo en la selección, con la que consiguió el oro en el Eurobasket del 2003 venciendo en la final a Pau Gasol y cía.

En sus cuatro temporadas en Sevilla (2002-06) dejó un dato realmente impactante: jugó los 34 encuentros de la liga regular en todas ellas, sin producirse lesiones ni nada similar. Y lo hizo además con mucho acierto, con medias de 19,8, 16,2, 14,9 y 14,8 puntos. La primera campaña ya se puede observar que fue especialmente buena, asegurando un 49% de triples que deja boquiabierto. Y, aunque no era desde luego un experto en esas facetas del juego, también intentaba ayudar en el rebote, la distribución del balón y la defensa. Cero reproches exceptuando quizás que le faltó meterse en los ‘playoffs’ al menos un año.

Con el reto de regresar a la Euroliga, se marchó a un ‘grande’ de Polonia como el Prokom Trelf Sopot un par de temporadas. Allí ganó las ligas de 2007 y 2008. Sorprendentemente en la 2008-09 no encontró equipo, pero el Murcia le llamó en noviembre para echar una mano y lo hizo, completando así su segunda etapa en España. Fue con un papel distinto al que tenía en Sevilla, pero también cumplió con sus 7,2 puntos en 24,5 minutos. Y sobre todo se llevó la enorme alegría de la permanencia en el último partido en la pista del CAI Zaragoza.

Donatas Slanina - Curiosa acción con el Murcia.
Curiosa acción con el Murcia.

“Los primeros cuatro años en Sevilla fueron maravillosos. Conocí la cultura española, las tradiciones, el idioma, a estupendos amigos, a la gente... Era la primera vez que jugaba fuera de casa como profesional y mis recuerdos son muy positivos tanto sobre el estilo de juego como sobre la organización, los equipos, los entrenadores”, dice. En la capital andaluza de hecho nació su primer hijo, algo que evidentemente nunca podrá olvidar. Sobre Murcia, lo define como “un periodo más corto, en el que conocí a otros compañeros y otra ciudad bonita. Fue una experiencia diferente”-

Desde el 2009 jugó en un sitio donde también se convirtió en muy querido, el Pallacanestro Reggiana. Tanto fue así que, cuando se retiró, el verano pasado, le ofrecieron un nuevo puesto: el de entrenador asistente de Max Menetti, uno de los técnicos más emergentes del basket transalpino. Slanina, que tiene 38 años, sigue disfrutando al máximo del baloncesto. “Toda mi familia está aquí conmigo. Estoy aprendiendo cosas nuevas. Es un papel distinto. Ahora ya no tengo que bajar el culo para defender, pero explico a los jugadores cómo deben hacerlo. Es una fase de mi vida para aprender y al mismo tiempo enseñar”.

Donatas Slanina-  En la actualidad, como entrenador asistente en el Pallacanestro Reggiana.
En la actualidad, como entrenador asistente en el Pallacanestro Reggiana.