Terry Martin: Con calidad, pero en el sitio equivocado

Terry Martin: Con calidad, pero en el sitio equivocado
Con calidad, pero en el sitio equivocado

Javier Ortiz Pérez

Con el Clesa Ferrol 85-86.
Con el Clesa Ferrol 85-86.

Poca suerte para Terry Martin en la liga española. Apenas ocho partidos en la temporada 85-86 en ACB en el Clesa Ferrol. El ‘corte’ de su contrato, curiosamente, acabaría cambiando la historia del club, ya que inmediatamente llegó en su puesto Anicet Lavodrama, que tan importante fue en los siguientes años para los gallegos.

Martin no era, en todo caso, mal jugador, pero no cayó en el sitio correcto en Galicia. En absoluto. Venía con el aval de haber sido elegido en la quinta ronda del ‘draft’ de 1984 por los Atlanta Hawks (número 104), aunque no logró quedarse en la plantilla. Estaba destinado, como tantos otros, a buscarse la vida en Europa.

El problema en Ferrol fue claro. Se trataba de un jugador interior, pero más ‘4’ que ‘5’, y lo que necesitaba el equipo era efectivamente un ‘center’. En principio la plantilla se planificó pensando en que Nate Davis no ocuparía plaza de extranjero al conseguir la nacionalidad española, lo que hubiese permitido fichar a otros dos americanos interiores. Pero los trámites se fueron posponiendo y Martin se vio demasiado solo en la lucha bajo los tableros. Había que traer a alguien como Lavodrama para que el equipo remontase el vuelo. El balance cuando se produjo el cambio era de 1-7. Otro problema que hubo fue la inevitable comparación con Bill Collins, que había jugado en A Malata el año anterior y cuya no renovación generó controversia. Se marchó cerca, al Feiraco Santiago, donde lo siguió haciendo realmente bien. Fue una buena decisión el trueque Martin-Lavodrama porque el equipo terminó decimosegundo, alejado de la zona de ‘playoff’ de descenso. 

En la actualidad, con su esposa, Audwina.
En la actualidad, con su esposa, Audwina.

¿Qué más sabemos de nuestro protagonista de hoy? Acudió a la universidad de Louisiana-Monroe y su fichaje se produjo avalado por Moncho Monsalve. Vino de la mano de su hermano John Martin, un jugador de menor caché que fue cedido al Caja de Ronda (Primera B). Y siguió una década más en Europa (Francia e Israel, principalmente), aunque sin tener ninguna oportunidad más en España. Al menos dejó unos números aceptables: 18,1 puntos y 7,9 rebotes jugando una auténtica minutada, como era habitual en los americanos de la época (39).

En Monroe, una localidad de su Louisiana natal, vive ahora con su esposa, Audwina. Ha entrenado a un par de equipos de ‘high school’ (actualmente al Ouachita Parish School Board) y ha transmitido sus genes baloncestísticos a Terry Martin jr, alero de 1,98 que estuvo en LSU. No ha tenido una carrera demasiado llamativa (entró lejanamente en el ‘draft’ de la NBDL y jugó en la ABA).