Zendon Hamilton: Recambio con profesionalidad en Valladolid y Badalona

Zendon Hamilton: Recambio con profesionalidad en Valladolid y Badalona
Recambio con profesionalidad en Valladolid y Badalona

Javier Ortiz Pérez

Valladolid 98-99.
Valladolid 98-99.

Dos breves etapas de Zendon Hamilton entre nosotros: la primera, siendo un ‘rookie’ en Europa, con el Forum Valladolid 1998-99; la segunda, más curtido en la NBA, como sustituto temporal en el Joventut 2002-03. En ambos casos cumplió con el trabajo que se le encargó: defensa, rebotes, trabajo duro, compromiso.

No era un dechado de virtudes técnicas, pero sí físicas, con su 2,08 y siempre consciente de su papel. En Valladolid (18 partidos) vino sensacional cuando el equipo pasaba un mal momento y hubo la necesidad de suplir a Adrian Caldwell, mientras que en Badalona (7 encuentros) también ocupó el puesto del lesionado Paul Shirley, al que le dio tiempo a volver. Simplemente cumplió para el tiempo que dispuso en pista (23 minutos): 11,5 puntos y 6 rebotes.

Hamilton es el típico chico de Queens loco por el baloncesto. Tanto fue así que no quiso alejarse de la ‘gran manzana’ y completó su periplo universitario en Saint John’s.  Su potencia y capacidad de trabajo no le sirvieron para entrar en el ‘draft’ de 1998 y voló a Pucela para ocupar el puesto de Caldwell. La temporada siguiente encontró acomodo en Grecia, en Dafni, pero seguía teniendo entre ceja y ceja la NBA.

Había sido descartado por los Mavericks en 1999, pero en la temporada 2000-01 lo consiguió y pasó a formar parte de la plantilla de Los Angeles Clippers. De allí pasó a Denver, donde tuvo sus mejores momentos  en la 2001-02 con sus topes en minutos (15,7), puntos (6) y rebotes (4,7). La siguiente la empezó en Toronto (solo tres encuentros), pero fue cortado y aceptó la oportunidad en el Joventut.

Joventut 2002-03.
Joventut 2002-03.

Siguió en el radar de la NBA con contratos nada importantes, pero que le permitían mantenerse en la dinámica de la gran competición: Philadelphia, Milwaukee, Cleveland, otra vez los Sixers... Jugando poco siempre, como última opción entre los interiores. Cuando aquello se acabó (4,5 puntos y 3,5 rebotes en 11,6 minutos y 134 partidos, solo 15 como titular), tuvo que volver a Europa, con cierta predilección por el este: Polonia, Rusia (donde tuvo un serio conflicto con el Spartak Primorye para cobrar su contrato), Ucrania. Su alejamiento definitivo de la élite se produjo cuando terminó primero en Siria y luego en Uruguay, su último destino con 37 años  en el 2012.

Pasó entonces a los banquillos, fichando en 2013 por el equipo de desarrollo dependiente de los Blazers, Idaho Stampede, para ejercer como entrenador asistente. Algo explica aquí sobre su filosofía en la nueva etapa: “Para mí, todo consiste en ser profesional. Hacer relaciones personales es algo también muy grande. Entrar en una rutina y asegurarte de que haces las mismas cosas cada día es importante. La alimentación, también. Son las cosas básicas que necesitas hacer para ser jugador de baloncesto. Hay otras que te permiten aprender una vez que lo consigues”.

En la actualidad.
En la actualidad.