Jabari Smith: Cien por cien de derrotas, indisciplina y malos números

Jabari Smith: Cien por cien de derrotas, indisciplina y malos números
Cien por cien de derrotas, indisciplina y malos números

Javier Ortiz Pérez

Con el alcalde de Granada, José Enrique Moratalla.
Con el alcalde de Granada, José Enrique Moratalla.

Terrible la que lió Jabari Smith en la temporada 2002-03 en Granada, adonde llegó como gran esperanza para que el equipo reaccionase. Pues pasó todo lo contrario en el poco tiempo que permaneció en la ciudad nazarí: no ganó un solo partido de los siete que disputó, jugó mal, se marcó un acto de indisciplina al no regresar a tiempo de un permiso y finalmente fue cortado.

Y eso que, como suele decirse, parecía buen fichaje: un antiguo componente de LSU (menuda pareja interior hacía con Stromile Swift) y segunda ronda del ‘draft’, número 45 por los Sacramento Kings, que le hicieron un hueco en su plantilla de la 2000-01. Después tendría otra oportunidad en los Sixers. Era un jugador interesante con sus 2,10 con bastante movilidad.

En Granada estaban hartos de la total inoperancia de MC Mazique y le llamaron porque acababa de ser descartado por los Orlando Magic. Tanta ilusión despertó su incorporación que fue presentado en el ayuntamiento de la ciudad en presencia del entonces alcalde, José Enrique Moratalla, con lo que eso supone de mensaje. Pero cómo tuvo que llegar para que solo fuese titular en cuatro de sus siete partidos, dedicándose, pese a que se le pedía ser referente interior, a lanzar de tres con muy poco acierto (1/14). De dos puntos tampoco es que metiese mucho (19/44).  8,3 puntos y 4,1 rebotes en 23 minutos son unas estadísticas que se antojan escasas para la misión que tenía encomendada.

Imagen del 2014.
Imagen del 2014.

Todo acabó rápido. Llegó un parón por los compromisos de las selecciones y Smith se fue a Estados Unidos, supuestamente a recoger algunos enseres personales. Pero no volvió el día pactado y el club decidió sancionarle con dureza. La situación derivó a una tensión que terminó cuando ambas partes decidieron dar por rescindido el contrato. Era mejor así, aunque al Granada eso tampoco le valdría para salvarse.

Lo tremendo es que, pese a todo, Jabari Smith disfrutaría las dos siguientes campañas en la NBA, una de nuevo con Sacramento y otra con New Jersey Nets. Aunque por descontado sin gran protagonismo, totalizaría 108 partidos en la competición norteamericana (3 puntos y 1,6 rebotes en 9,8 minutos). Después se dedicó a recopilar dinero donde lo hubiese: primero en Turquía, luego en Irán y finalmente en ligas latinoamericanas como la puertorriqueña y la mexicana. En esta última, en los Pioneros de Quintana Roo, disputaría sus últimos encuentros como profesional en el 2010.

Desde entonces vive en su Atlanta natal, donde se mantiene bastante en forma, a juzgar por las fotos que cuelga en su cuenta de Facebook que incluyen alguna en partidos de veteranos.  Eso sí, no ha habido manera de descubrir a qué se dedica exactamente. Bueno, tampoco parece que le hayan quedado muchos fans en España ni en concreto en Granada...