Ashraf Amaya: El ‘no estudiantil’ que acabó en Tenerife cuatro partidos

Ashraf Amaya: El ‘no estudiantil’ que acabó en Tenerife cuatro partidos
El ‘no estudiantil’ que acabó en Tenerife cuatro partidos

Javier Ortiz Pérez

Con el Unelco Tenerife 2003-04.
Con el Unelco Tenerife 2003-04.

Breve la experiencia de Ashraf Amaya en España: solamente cuatro partidos con el Unelco Tenerife de la temporada 2003-04. Ocurrió en un momento en el que su carrera estaba ya en la cuesta abajo y de hecho aquellos fueron sus últimos encuentros de una buena trayectoria como profesional.

Amaya fue más conocido aquí anteriormente por ser constante objeto de deseo del Estudiantes cada verano. Pese a que las negociaciones siempre parecían cerca de cerrarse, nunca llegaron a cristalizar. Ocurrió en el tiempo en el que tenía un excelente cartel en Europa, lo que le llevó a formar parte de la selección norteamericana que logró la medalla de bronce en el Mundial de 1998 ante la ausencia de los jugadores de la NBA. No es que fuese titular, pero estuvo en la segunda unidad, haciendo más trabajo sucio (4,7 rebotes) que de lucimiento (4,4 puntos).

Se trataba de un ‘4’ voluminoso, pero rápido y con buena mano. Algo así como un Mike Ansley, por tener una referencia. Tras jugar en Southern Illinois de su estado natal, alternó Europa (Turquía y Grecia) con la CBA antes de tener un par de oportunidades en la NBA, primero en Vancouver y luego en Washington, aunque no dejó huella en aquellos 85 partidos en total enrte 1996 y 1998 (4,5 puntos en 14,7 minutos).

Regresó a Europa, teniendo buenos contratos en equipos intermedios como Siena (Italia), Maroussi (Grecia, ganando la penúltima edición de la Copa Saporta en el 2001) y Ulker (Turquía). Su llegada a España se produjo en la recta final de la 2003-04: tras la lesión de Sitapha Savane, el Tenerife necesitaba ayuda en su lucha por entrar en los ‘playoffs’, pero no encontró mucha en él: 5,3 puntos y 3,5 rebotes en 17 minutos

Imagen actual.
Imagen actual.

Aún así, dejó buen recuerdo por su profesionalidad y de hecho estuvo a punto de fichar de nuevo por el conjunto canario al inicio de la siguiente campaña, esta vez como sustituto temporal del lesionado Bernard Hopkins. Tras anunciarse un principio de acuerdo, su agente adujo “problemas personales” para primero demorar su incorporación y finalmente cancelarla. No volvería a jugar.

¿Qué ha sido de él? Ha regresado a su Chicago natal para montar un gimnasio especializado en ‘fitness’. En su web presume de su “experiencia de diez años en las mejores ligas” y de tener un gran bagaje “en deportes, salud, bienestar y nutrición”. “Es un compasivo líder con una destacada trayectoria que ilustra su capacidad para conectar eficazmente con diferentes públicos”, mantiene. Destaca también que tiene varios títulos como experto en ‘fitness’ y que es “honesto, ético, trabajador, apasionado y un profesional productivo que construye relaciones duraderas y significativas con todos los deportistas”.