Fernando Román: De promesa en el Estudiantes ‘ochentero’ a alto directivo

Fernando Román: De promesa en el Estudiantes ‘ochentero’ a alto directivo
De promesa en el Estudiantes ‘ochentero’ a alto directivo

Javier Ortiz Pérez

Con el Guadalajara.
Con el Guadalajara.

Hoy quien nos escribe su historia es Fernando Román, un entonces prometedor base que llegó a disputar cinco partidos con Estudiantes entre las temporadas 86-87 y 87-88. Es otro ejemplo de la exquisita educación y formación que tienen muchos ex deportistas y de la naturalidad con la que cuentan su vida anterior y actual. Os dejo con él. No faltan detalles.

“Empecé jugando en el Colegio Nuestra Señora del recuerdo de Madrid. Yo provenía del mundo del futbol y en 5º de EGB entró en el colegio un Jesuita completamente loco por el baloncesto, el Padre Sagarra, que nos arrastró a varios futboleros a cambiar de deporte. Con este equipo del colegio en la categoría Infantil fuimos Segundos en el Campeonato de Madrid y ocupamos el cuatro puesto en el Campeonato de España detrás de Barcelona, Joventut y Cajamadrid.

Los dos años en la categoría Junior del club Estudiantes creo que fueron los dos años más intensos a nivel deportivo de mi vida. Entrenaba tres veces al día; a mediodía técnica individual, a media tarde con el primer equipo y en cuanto terminaba con ellos empezaba el físico y técnico con el junior. Empecé a viajar con la primera plantilla y la verdad es que todo lo que tengo de aquella época son buenos recuerdos de la gente con la que entrenaba y jugaba: John Pinone, David Russell, Vicente Gil, Javi Coll, Rementería, Pedro Rodríguez, Carlos Montes…

¿Cómo me veo como jugador? Me quedo con cómo me definían: un base con gran visión de juego, gran pasador y no especialmente muy buen tirador exterior por desgracia. Es curioso con los años y cuando he jugado después en plan más amateur, uno de mis mejores recursos era el tiro exterior alcanzando porcentajes que me hubieran venido muy bien en los años anteriores.

En la actualidad.
En la actualidad.

Entré en el Estudiantes en la categoría juvenil y durante los dos años en esa categoría fui nombrado mejor jugador del Campeonato de España, donde quedamos en segunda posición dos años, y mejor jugador del Torneo de Hospitalet el año que lo disputamos y ganamos. En esa época se podría decir que era una gran promesa, pero como todo en la vida, no todo es como empieza, sino como acaba…

Cuando terminé el segundo junior en Estudiantes, el equipo de ACB tenía dos bases buenísimos y consolidados como eran Vicente Gil y José Miguel Antúnez, por lo cual permanecer allí fue imposible. En ese momento tuve que decidir dónde ir y las dos mejores posibilidades que tuve eran o bien el Cajamadrid de Tirso Lorente o bien el Caja San Fernando. Elegí irme a Sevilla, donde por desgracia a los dos meses y cuando estaba empezando a jugar minutos interesantes me rompí los ligamentos del tobillo, tuve que ser intervenido y perdí prácticamente toda la temporada. El año siguiente recalé en el Guadalajara, donde jugué dos temporadas muy divertidas y tuve la oportunidad de compartir un año con Vladimir Thachenko como compañero de equipo, todo un lujo.

Durante aquellos años pude por suerte compaginar el deporte con la universidad y me licencié en Ciencias Económicas y Empresariales. lo que me permitió estar formado para poder desarrollarme profesionalmente fuera del baloncesto. En la actualidad ejerzo como director general de Clegoza, empresa dedicada a la importación y distribución de moda internacional en España y Portugal”.