Frankie King: Una campaña espectacular en Granada, al menos en lo individual

Frankie King: Una campaña espectacular en Granada, al menos en lo individual
Una campaña espectacular en Granada, al menos en lo individual

Javier Ortiz Pérez

Granada 96-97.
Granada 96-97.

La memoria del aficionado a menudo es selectiva, pero sabia. Hay jugadores que están varios años en un sitio y no se les recuerda especialmente. A otros, como nuestro protagonista de hoy, les basta una temporada para permanecer siempre ahí, imborrable, por mucho que el equipo no haya brillado mucho. Hoy escribimos sobre Frankie King, base del Covirán Granada 96-97.

Aquel fichaje fue un auténtico ‘pelotazo’ por parte de la secretaría técnica nazarí. Había jugado en dos universidades desconocidas como Brunswick y Western Carolina, destacando a nivel nacional en anotación, lo que le valió para obtener el puesto 37 del ‘draft’ de 1995 por los Lakers ‘pre Kobe’, que le dieron seis partidos la siguiente campaña (y la ‘friolera’ de 20 minutos en total).

El chico no había pisado Europa cuando aterrizó en la ciudad de La Alhambra, donde formó un terrorífico trío de americanos con Richard Scott y Wayne Tinkle. Su temporada resultó realmente espectacular, con 22,9 puntos (43% en triples), 5,1 rebotes (¡siendo base de 1,85!) y 2,5 asistencias. El tipo era un torbellino en los dos lados de la cancha, pura energía para liderar al equipo de forma constante (35 minutos de media).

Es curioso que, pese a ello, su entrenador, José Alberto Pesquera, no guarde el mejor recuerdo posible de él. “Era extraordinario en ataque, sobre todo en el tiro exterior”, empieza diciendo, eso sí. “Aceptable pasador, aunque no brillante”, añade. Y, atención… “bastante individualista, no siendo un buen jugador de equipo”. Sí, quizás el papel global del conjunto tenga algo de reprochable: un decimotercer puesto con 14 victorias y 20 derrotas. Con tanta calidad en sus tres norteamericanos, quizás se podía haber pedido estar un poco más arriba.

Alba Berlín 99-2000.
Alba Berlín 99-2000.

Tanto fue así que protagonizó una fórmula que no suele darse: como el Granada había terminado ya la liga regular y la NBA le quedaban un par de semanas, fichó por los Sixers de Iverson, con los que disputaría siete partidos, aunque sin muchos minutos (59). Exceptuando unos meses en la CBA, no volvería a intentarlo en su país, reemprendiendo una carrera internacional que, desafortunadamente, no le volvió a traer a España.

Obtuvo buenos contratos en Grecia (Panionios, PAOK, Aris), Alemania (Alba Berlín), Francia (París y Gravellines) y Turquía (Galatasaray), ofreciendo siempre un rendimiento muy fiable. La parte final ya fue un poco menos exigente entre Venezuela, Chipre, el Ironi Ramat Gan israelí y finalmente el Apoel chipriota, donde se retiró en 2007. Desde entonces vive en la zona de Atlanta, donde ha montado una academia de baloncesto para niños y jóvenes.

Es curioso que hoy en día, pese a haber estado solo un año aquí, Frankie King aparezca entre los jugadores más solicitados para que se escriba de ellos en esta página. Seguro que muchas de esas peticiones llegan desde Granada, claro.

Imagen del 2013.
Imagen del 2013.