Rolando Howell: El ‘amigo’ del futbolista Adriano pasó por Granada y Ourense

Rolando Howell: El ‘amigo’ del futbolista Adriano pasó por Granada y Ourense
El ‘amigo’ del futbolista Adriano pasó por Granada y Ourense

Javier Ortiz Pérez

Presentación en Granada.
Presentación en Granada.

Solamente cuatro partidos en Granada, entre abril y mayo de 2005, disputó Rolando Howell en la ACB, a los que habría que sumar otros 33 unos años después, en la temporada 2009-10, en el Aguas de Sousa Ourense, en la LEB Oro. Dos paradas de las muchas que tuvo en su carrera, en la que una vez (y quizás por esto se le recuerda más) se vio involucrado en una posible pelea en una discoteca con Adriano, el futbolista brasileño del Inter. Ambos lo negaron, aduciendo que simplemente fue una discusión, pero algo tuvo que haber.

En Granada cumplió con la misión que se le había encomendado: sustituir a Bud Eley en el centro de la zona y ayudar a la permanencia del equipo. Su balance fue de dos victorias y dos derrotas, suficiente para que el equipo nazarí ocupase la decimoquinta posición con holgada diferencia respecto a los dos descendidos, Unelco Tenerife y Plus Pujol Lleida.

Howell, de 2,06 y aspecto atlético,  firmó unos modestos 8,3 puntos y 6,3 rebotes en 20 minutos. No era un jugador espectacular, sino más bien un currante para que otros brillaran. En su caso, Danya Abrams, otro de los fichajes del equipo en la lucha por salvarse. Era su segunda experiencia internacional después de la de la campaña anterior en la Orlandina Basket de Italia, un país donde gozó de buen cartel: estaría dos años más en Varese y una segunda etapa en la Orlandina. Su papel en Ourense también sería de especialista defensivo, como indica el hecho de que promediase más rebotes (5,6) que puntos (4,5).

En marzo de 2007 fue cuando ocurrió el incidente de la disco ‘Hollywood’, en Milán. Como mínimo, el norteamericano y Adriano discutieron en presencia de otro delantero brasileño conocido por su actividad ‘nocturna’, el mítico Ronaldo Nazario. “Ha sido un malentendido”, coincidieron todos en explicar después. Pero tras el episodio, Adriano no pudo participar en un partido benéfico que organizaba Zinedine Zidane aquella misma semana.

Con su esposa, en la actualidad.
Con su esposa, en la actualidad.

Después ha sido de los que no le ha importado visitar ligas sin mucho renombre, como la libanesa, la portuguesa, la taiwanesa o la libia. En el 2014 decidió regresar a su Columbia natal, en el estado de South Carolina. Hace poco, en una entrevista allí, confesaba que su sueño hubiese sido jugar en la NBA, pero que disfrutó haciéndolo también fuera de ella. “Juegas alrededor de 60 partidos en lugar de 80”, compara. Quizás exagere un poco cuando habla de su peso aquí: “Siempre estuve al más alto nivel. Me hubiese gustado jugar dos o tres partidos por semana en lugar de uno, pero fue una gran experiencia”, dice. También parece un poco excesivo que sostenga que tuvo que volver a Estados Unidos y dejar de jugar porque los sueldos aquí, con la crisis, bajaron.

Su país favorito, como se puede intuir, fue Italia: “Allí todo era magnífico”. Asegura haberse enfrentado en la pista a Manu Ginobili. También habla bien de Taiwán por la comida. Pero esos días quedaron atrás y ahora destaca estar contento con su familia y amigos cerca. “Todo es más fácil así. Estoy intentando ayudar a la comunidad y quiero que todo el mundo sepa que he vuelto”, destaca.