Enrique Ruiz: Intensidad grancanaria y su 1:23 ‘de gloria’ ante el Joventut

Enrique Ruiz: Intensidad grancanaria y su 1:23 ‘de gloria’ ante el Joventut
Intensidad grancanaria y su 1:23 ‘de gloria’ ante el Joventut

Javier Ortiz Pérez

En su único partido ACB.
En su único partido ACB.

Enrique Ruiz pertenece a ese club que tanto adoramos aquí de los jugadores que solo han tenido un partido en la máxima categoría en sus carreras. En su caso, 1:23 con el Gran Canaria ante el Joventut en la temporada 2003-04. El pívot de 30 años y 2,02, que aún sigue jugando a nivel informal, nos cuenta en primera persona su experiencia en el baloncesto.

“Tengo muchos momentos bonitos dentro de las canchas. Me viene a la mente los viajes junto a mis compañeros, las bromas de vestuario, las competiciones de tirar desde medio campo y una infinidad de momentos que no son baloncesto pero para mí fueron y son importantes para seguir jugando a esto.

¿Mi partido en ACB? El ‘GranCa’ se clasificaba para ‘playoff’ si no recuerdo mal, y el pabellón era una fiesta. Y llegó ese momento. Pedro Martínez pasó delante mía y me dijo que salía. Siempre le estaré agradecido. Por supuesto, tardé en reaccionar. Hasta hacer el cambio en la banda me pareció un mundo y para poner un poco más de presión, salía conmigo a pista Javi Alvarado, otro de la casa, y uno de los que se sentaban era Roberto Guerra. Tres canteranos en un día de fiesta. La gente se puso en pie y aún se me ponen los pelos de punta al recordar ese instante. El 1:23 siguientes apenas lo recuerdo. Simplemente jugué como lo había hecho siempre. Un poco más nervioso, claro, pero disfrutando cada segundo. Eso sí, me dio tiempo en un tiro libre de buscar a mis padres en la grada y sonreírles.

En la pista… Pues soy muy intenso. Bruto, me definen algunos amigos, pero jamás problemático ni agresivo. Soy de los que se suele echar unas risas en algún tiro libre con el contrario. Siempre jugué de ‘4’, reboteador y saltarín. Y por suerte siempre he parecido más lento y pesado de lo que realmente soy, cosa que me daba ventaja al jugar el 1x1.

En la actualidad.
En la actualidad.

Empecé a jugar en el colegio. Iban a crear un equipo  y el entrenador se pasó por las clases buscando gente. Al verme encajonado en el pupitre me preguntó cuantas veces había repetido. Le dije que ninguna y fui el primer fichaje. Y esa misma tarde dejé el balón de fútbol y empecé a jugar y evidentemente se me daba mejor, cosa que no era muy difícil, la verdad.

¿Ahora? Mientras jugaba en EBA, me preparé unas oposiciones y trabajo para la administración pública. Vivo en Madrid y sigo jugando y haciendo amigos en Distrito Olímpico. Todo ello compaginado con una preciosa niña que ha nacido hace pocos meses”.