Marcus Faison: Alero que estuvo bastante mejor en Málaga que en Menorca

Marcus Faison: Alero que estuvo bastante mejor en Málaga que en Menorca
Alero que estuvo bastante mejor en Málaga que en Menorca

Javier Ortiz Pérez

Unicaja 2006-07.
Unicaja 2006-07.

Echó una mano el exterior norteamericano Marcus Faison con su pasaporte belga en el Unicaja 2006-07 y en el Menorca 2008-09. Aun a riesgo de caer en un cierto simplismo, la ‘mano’ fue buena en Málaga e indiscutiblemente mala en la isla balear. El contraste lo indican los números: en un sitio promedió 7,1 puntos de valoración y en otro, -3,2. Y es que en Menorca no metió casi ni una: 2/12 en tiros de dos y 1/12 en triples. No es raro que su contrato temporal no se renovase después de cinco partidos.

Allí había llegado avalado por una larga carrera en Europa, sobre todo en Bélgica, donde jugó en varios equipos, como el Charleroi (dos veces campeón de liga). Esa trayectoria tuvo seguramente su cumbre en los meses en los que pasó en Unicaja, que se fijó en él cuando no era demasiado conocido. Se trataba de un jugador orientado al ataque y en el Martín Carpena sí estuvo muy acertado en el tiro: 42% en triples y 56% en tiros de dos. Una buena rotación, sin duda. Con su 1,96 y buenas piernas podía jugar tanto de alero como de escolta.

“Tengo grandes recuerdos de España. Para empezar, el clima era estupendo. Podía ir a entrenar en camiseta y pantalones cortos y después ir a la playa a almorzar. También tuve la oportunidad de mejorar mi español hasta el punto en el que podía resolver mis dudas con la gente por la calle en su idioma”, cuenta sobre su vivencia personal.

Menorca 2008-09.
Menorca 2008-09.

Respecto al baloncesto, comenta que la liga española es “la más organizada de todas las que jugué”. Habla con conocimiento de causa porque, además de en la belga, conoció la alemana, ucraniana, turca, griega, filipina, georgiana, iraní y por fin la finlandesa, donde se retiró en el 2013.

“Me encantaba el ambiente que había en los pabellones, la multitud que solía acudir a los partidos. Era estupendo. La competición era siempre dura, no importaba cuál fuera el rival, especialmente en los partidos fuera de casa. El mejor momento fue enfrentarme en Málaga al Barcelona en los ‘playoffs’ de la Euroliga y conseguir la clasificación para la Final Four en Atenas”, comenta Faison, que se ve a sí mismo como “un anotador atlético que podía tanto lanzar como penetrar. Además, trabajaba duro y era un buen jugador defensivo que intentaba jugar para el equipo. Fui líder en la mayoría de los equipos en los que estuve y me llevaba bien con mis compañeros”.

Tanto le gustó Europa que se ha quedado aquí y parece haber echado raíces en Bélgica, un país para el que llegó a jugar en el Eurobasket del 2011, ya bastante veterano. “He empezado un programa de baloncesto en un colegio internacional, el Colegio Británico de Bruselas, donde entreno a chicos de 12 a 18 años”, revela. “También estoy siguiendo jugadores en el continente con el objetivo de convertirme en ‘scout’ para la NBA, ya sea aquí o en Estados Unidos”, añade.

Imagen reciente.
Imagen reciente.