Juan Carlos Jorge: El canario que aprendió a jugar al baloncesto en Brooklyn

Juan Carlos Jorge: El canario que aprendió a jugar al baloncesto en Brooklyn
El canario que aprendió a jugar al baloncesto en Brooklyn

Javier Ortiz Pérez

Cajacanarias 89-90.
Cajacanarias 89-90.

El canario que aprendió a jugar al baloncesto en Brooklyn

Juan Carlos Jorge tiene una historia algo diferente a la habitual. Nacido en Canarias, sus padres emigraron cuando él apenas tenía un año a Estados Unidos. Se crió en Nueva York, con todo lo que eso supone. Fue allí donde él empezó a jugar al baloncesto, a los diez años, y fue uno de los primeros españoles en jugar en la NCAA.

Lo hizo en Saint Francis College, un pequeño pero antiguo centro situado en el corazón del barrio de Brooklyn. Con los ‘Terriers’ completó su formación académica y deportiva y pensó que era una buena idea regresar a sus orígenes. “Cuando terminé allí, un agente me ayudó a conseguir un contrato con el Cajacanarias”, recuerda hoy en día.

Así es que se incorporó al actualmente denominado Iberostar Tenerife en la temporada 89-90. Aquella campaña, la única que en la que llegó a estar en ACB, saltó a la pista en 19 partidos, promediando 5 puntos en 12 minutos.

Se trataba un jugador de 1,94 al que se le intentó adaptar como director de juego. “Era un base alto con un buen salto y tiro de tres, muy explosivo”, apunta hoy en día, más de un cuarto de siglo después de aquella experiencia en la élite. Tenía por entonces apenas 22 años. Ya es casualidad que un resumen de su estreno en la competición (una emocionante victoria ante el Breogán por 82-81 en la que logró 7 puntos en 17 minutos) esté colgado en Youtube. A Jorge se le puede ver con el número 6.

En acción.
En acción.

Hubo más vivencias en el baloncesto, por descontado. “Mi recuerdo más bonito fue el partido de homenaje a Carmelo Cabrera que jugamos contra el Real Madrid. Él estuvo una mitad con el Cajacanarias y otra con el Madrid. Recuerdo haberlo hecho bien consiguiendo 23 puntos en unos 20 minutos. Aún lo tengo guardado y grabado en DVD”, comenta. En la actualidad, es administrativo en una empresa de transportes marítimos.

Para completar el relato de su historia, hemos recurrido a lo que comenta el periodista tinerfeño José Luis Hernández. “Juan Carlos llegó al Canarias de la mano de Pepe Cabrera, y lo hizo con el firme propósito de enterrar deportivamente a Germán González, cosa que no logró ni por asomo”, dice.

Hernández califica a nuestro protagonista de “de descubrimiento, un jugador al que habían recomendado desde varios lugares. Tenía un buen físico, con una técnica individual interesante y ofensivamente pues era solvente. Hacía cosas”. De hecho, hasta apunta que su estilo era “un tanto puertorriqueño”. “Quizá no tuvo muy claro que el equipo se estaba jugando la vida, cuando los demás, más veteranos, sí eran conscientes. Sus objetivos o sus planteamientos eran otros. No tuvo muchas oportunidades ni tuvo un largo recorrido muy largo. Si hubiese tenido esas oportunidades seguro que hubiese llegado mucho más lejos”, apostilla.

Imagen reciente.
Imagen reciente.