Richard Fox: ‘Torre’ hispano-norteamericana sin suerte en tres equipos distintos

Richard Fox: ‘Torre’ hispano-norteamericana sin suerte en tres equipos distintos
46 minutos repartidos en seis partidos con el Gran Canaria

Javier Ortiz Pérez

En una rueda de calentamiento con el Estudiantes.
En una rueda de calentamiento con el Estudiantes.

46 minutos repartidos en seis partidos con el Gran Canaria y otros 3:16 (en dos encuentros) con el CAI Zaragoza fue el balance de Richard Fox en España a lo largo de dos temporadas. Le trajo aquí un tercer equipo, el Estudiantes, con el que nunca llegaría a debutar a nivel oficial. Como se ve, uno de esos fichajes que salen irremediablemente mal, y eso que el chico tenía varias cosas muy buenas: 2,10 de estatura, 23 años, experiencia en una universidad americana de renombre como la de Gonzaga y pasaporte español porque su madre, de apellido Tejero, es de aquí.

No es que hubiese unas expectativas desmesuradas sobre Fox (nacido en Denver) en la campaña 2004-05, cuando el Estudiantes apostó por él. En principio iba a ser el quinto pívot en la rotación de ‘Pepu’ Hernández, a la espera de ver qué podía dar exactamente de sí, porque no había un conocimiento en profundidad de sus cualidades.

Pero desde el principio empezó a sufrir problemas no muy habituales en una rodilla, centrados en el cartílago, que requirieron incluso que el jugador se trasladase a Estados Unidos para tratárselos. Al final, su contrato sería rescindido sin haber llegado a pisar la pista para un solo encuentro.

Sin embargo, tuvo una segunda oportunidad en España. Aparentemente recuperado, fichó por el CAI Zaragoza –todavía en LEB Oro por entonces-- la siguiente temporada. Pero después de un par de meses en el equipo no consiguió un hueco en la rotación y de hecho solo jugó los 3:16 reseñados, en los que no llegó a anotar (aunque sí capturó un rebote). La solución a una situación que no podía satisfacer a nadie fue rara: el Gran Canaria, de la máxima categoría, necesitaba un pívot tras la lesión de Casey Shaw y allí fue cedido temporalmente.

En la actualidad (Foto: Spokane Journal).
En la actualidad (Foto: Spokane Journal).

Fox tuvo algo más de protagonismo (seis partidos, con promedios de 2,2 puntos y 2,5 rebotes en 8 minutos), pero el Gran Canaria optó por no continuar con la vinculación finalizado el mes de enero. Él quería quedarse, pero… “Esta experiencia profesional ha sido muy buena tanto en lo colectivo como en lo personal, ya que todo me ha salido bien, he tenido la oportunidad de jugar en la ACB y demostrar que estoy perfectamente de mi rodilla. Es un club muy profesional y mis compañeros son inmejorables. Me han tratado como si hubiese estado con ellos desde la pretemporada y nunca me he sentido como un jugador para dos meses”, comentó antes de conocerse la decisión. No volvería al CAI Zaragoza tampoco. Quizás decepcionado con lo sucedido en tan breve espacio de tiempo, decidió el baloncesto profesional se había terminado. Solo tenía 25 años.

Regresó a Estados Unidos, un país en el que se sentía más cómodo. Trabajó primero en un periódico regional y después, asentado ya en el área de Spokane, en el estado de Washington, se ha pasado al sector bancario. Ejerce de ‘relationship manager’ en el Washington Trust Bank.