Michael Wright: Sórdida muerte

Michael Wright: Sórdida muerte

Javier Ortiz Pérez

No llegó a jugar con los Knicks.
No llegó a jugar con los Knicks.

De las numerosas muertes en el mundo del baloncesto (demasiadas, ¿no?) que nos trajo el 2015, una de las más  terribles fue la de Michael Wright, encontrado muerto en su coche, un Lexus, el pasado 10 de noviembre en Brooklyn. Según su publicó, estaba cubierto de basura y tenía un fuerte golpe en la cabeza, evaluándose después que había sido víctima de un homicidio que, por lo que parece, todavía no se ha resuelto. Tenía solamente 35 años.

Triste final para un excelente jugador al que tuvimos por aquí una temporada, la 2002-03, con el Granada, pero al que ya habíamos visto antes en una fecha mágica para el baloncesto español: la final del Mundial junior de Lisboa en 1999. Wright era una de las estrellas de una selección norteamericana bastante modesta, todo hay que decirlo. De aquellos doce, solamente puede decirse que Nick Collison, Bobby Simmons, Kenyon Dooling y Matt Carroll tuvieron carreras estables en la NBA, siempre como secundarios, mientras que otros como nuestro desafortunado protagonista de hoy tuvieron que buscarse la vida ‘overseas’, como les gusta decir a ellos.

Wright (máximo anotador de su equipo el mítico partido de Lisboa, con 11 puntos) acudió a la prestigiosa universidad de Arizona. Llegó a ser finalista de la NCAA en el 2001 con gente como Gilbert Arenas, Luke Walton, Richard Jefferson y Loren Woods. Fue escogido en la segunda ronda del ‘draft’ de aquel mismo año por los Knicks, que nunca llegaron a ofrecerle un contrato garantizado. Eso sí, ahí quedan las tradicionales fotos con el uniforme oficial.

Así es que empezó su ronda europea que duraría nada menos que quince años: Polonia (Slask Worclaw, Turow Zgorzelec), Granada, Israel (Hapoel Tel Aviv), Alemania (Alba), Turquía (Besiktas, Turk Telekom, Trabzonspor, Mersin) y Francia (Pau Orthez, Cholet), con una incursión a la búsqueda de dólares con sabor coreano en los Jeonju KCC Egis. Fue en el país otomano donde más a gusto pareció sentirse, obteniendo incluso la nacionalidad y ‘rebautizándose’ como Ali Karadeniz.

En el Granada 2002-03.
En el Granada 2002-03.

Aquí dejó la impronta de un buen jugador ofensivo, con buenos movimientos de espaldas al aro y cierto ‘tirito’ de 4-5 metros. Aunque, suele pasar, era algo ‘disperso’ a nivel defensivo. El equipo tuvo una temporada horrible y acabó último, con un pésimo balance de 5-29, aunque al menos nuestro hombre pudo presumir a nivel individual de ser su máximo anotador (16,7 puntos) y reboteador (7,6).

Según declaraciones de un familiar suyo recogidas por el Chicago Sun-Times, “dejó su equipo francés (el Cholet) en febrero y estaba planeando regresar a Europa para jugar. La última vez que hablé con él, me comentó que le quedaban dos años. No estaba pensando en retirarse”.

¿Qué pasaría en ese maldito día de noviembre? Según el New York Daily News, algunas investigaciones apuntaban a que había sido asesinado por alguien a quien había conocido a través de Grindr, una aplicación de móvil para concertar citas entre homosexuales.

Imagen del coche en el que fue encontrado (Foto: New York Daily News).
Imagen del coche en el que fue encontrado (Foto: New York Daily News).