Antonio Izquierdo: Futuro pucelano

Antonio Izquierdo: Futuro pucelano

Javier Ortiz Pérez

Cajasol 2010-11.
Cajasol 2010-11.

Base-escolta producto de la cantera pucelana este Antonio Izquierdo. Es un símbolo que esta temporada esté jugando en el Brico Depot Ciudad de Valladolid, el club que ha surgido para llenar el hueco del extinto Club Baloncesto Valladolid. De momento, el proyecto, impulsado sobre todo por Mike Hansen, está en LEB Plata, pero lo normal será que una ciudad de esa historia esté más arriba. Y puede hacerlo con gente ‘de la casa’ como Izquierdo, que puede presumir de haber disputado minutos en la Liga Endesa durante cuatro temporadas consecutivas (de la 2010-11 a la 2013-14), dos con el Cajasol (actual Baloncesto Sevilla) y otras dos con el equipo de su ciudad. En total, 79 minutos en 31 partidos (17 puntos).

Según cuenta Izquierdo, fue su padre el que le animó a probar a hacer baloncesto. “Empecé alternándolo con el fútbol y luego me di cuenta de a que deporte me tenía que dedicar”, comenta. Pasó por las categorías inferiores del Marina Escobar y el Ponce para llegar al CB Valladolid.

Sus progresos le llevaron en el 2009 a fichar por el junior del Cajasol, con el que se estrenaría en ACB de la mano de Joan Plaza, que le dio nada menos que siete minutos ante el Power Electronics Valencia. “Fue un día muy especial, uno de los mejores de mi vida.  Me llamaron a entrenar con el primer equipo porque tenían lesionados a final de semana. Hice dos entrenamientos y me convocaron para el partido del sábado. Aunque no pude meter ninguna canasta  fue una experiencia inolvidable”, recuerda.

En acción con su actual equipo (Foto: Brico Depot Ciudad de Valladolid).
En acción con su actual equipo (Foto: Brico Depot Ciudad de Valladolid).

Internacional en categorías inferiores, aquellos años en la élite resultan imborrables. “Ha sido un privilegio poder entrenar con jugadores de un nivel altísimo,  tanto en Sevilla como en Valladolid y en la selección sub-20, aprendí mucho tácticamente y mejore bastanté mi físico. He tenido la suerte de estar aprendiendo de grandes entrenadores como Joan Plaza, Roberto González, Ricard Casas, Sito Alonso y de vivir grandes torneos como una Copa del Rey en Barcelona en el 2012”, comenta.

La pasada campaña acabó en el Marín, también en Plata. “Fue un año que me sirvió para volver a coger confianza y ritmo de competición aún sin tener un rol muy destacado. Este año al volver a Valladolid me encuentro con mucha confianza con un rol más protagonista y creciendo semana a semana”.

Y es que tiene solo 22 años, por lo que hay un amplio margen de mejora por delante. Él mismo destaca su tiro exterior y su contraataque, además de la defensa, pero también asume que debe tener más agresividad a la hora de penetrar y la defensa del lado débil. No deja de lado su formación laboral, ya que estudia Psicología a través de la Uned.