Roberto Gabini: ‘El Tanque’

Roberto Gabini: ‘El Tanque’

Javier Ortiz Pérez

Con el Tau en la semifinal de la Euroliga-2005 ante el CSKA.
Con el Tau en la semifinal de la Euroliga-2005 ante el CSKA.

No todos los argentinos que ‘descubrió’ el Baskonia para la liga española fueron rutilantes estrellas. Roberto Gabini fue más bien un obrero cualificado, como demostró en la propia Vitoria y posteriormente en Granada. La comparación con los Espil, Scola, Nocioni y demás no resultaría demasiado justa. Sí se trataba de un tipo práctico sobre la pista, que aceptó bien su papel y tuvo algún que otro momento de gloria.

Estamos hablando de ‘El Tanque’, lo cual hace ya pensar sobre su estilo. Era un alero duro, luchador, que podía incluso echar una mano como ‘4’ abierto, aunque tenía cierto déficit de estatura con su 1,98. Pero eso lo suplía siendo bastante corpulento y compatibilizando buenas cualidades en ataque con el triple y en defensa con el tapón.

Gabini era ya veterano (28 años) cuando llegó para disputar los ‘playoffs’ de la temporada 2003-04. Venía de la Legadue, de Rímini, que a su vez le había fichado de Boca Juniors de su país natal. A la siempre atenta secretaría técnica del entonces Tau Cerámica le habían llamado la atención sus 16 puntos y 5 rebotes de promedio.

Año y medio en Granada.
Año y medio en Granada.

Se quedó una campaña más bajo la cúpula del Buesa Arena. Cierto es que casi siempre estuvo al final de la rotación de un Dusko Ivanovic al que tampoco le gustaba jugar con diez. Resultaba complicado arrancar tiempo en pista en aquella plantilla llena de estrellas. Pero cuando salía (alrededor de 10 minutos por choque), cumplía, revolucionando en ocasiones los partidos con su vigor contagioso. Por poner un ejemplo, en la semifinal de la Euroliga del 2005, que su equipo venció ante el CSKA en la mismísima Moscú, anotó 7 puntos en apenas 8 minutos. Dos días después, se le quedó la espina de haber disputado solo 15 segundos en la final ante el Maccabi.

Tenía un año más de contrato, pero acabó en Granada. Durante la campaña 2005-06 y la mitad de la 2006-07 sí tuvo más protagonismo en el conjunto nazarí. Tan bien lo hizo que en la segunda temporada fue traspasado ya iniciada la segunda vuelta a uno de los ‘grandes’ de Italia, la Lottomatica de  Roma. Tras etapas en la capital italiana, Nápoles y Jesi, regresaría a su país, donde todavía sigue jugando cumplidos ya los 40 años. Desde el 2013 milita en el Belgrano.

“Tengo recuerdos muy bonitos tanto de mi paso por Vitoria como en Granada: la gente, los clubs, la vida… Increíble.  También hice amigos que aún hoy tengo. La verdad es que fue todo muy bueno”, cuenta. Siempre quedarán sus 89 partidos ACB (7,6 puntos y 2,3 rebotes en 17 minutos).

Ahora feliz de defender la camiseta del club en el que se formó. “La verdad es que me siento bien todavía”, asegura. Según defiende, sigue teniendo una enorme ilusión por el baloncesto: “Soy profesional igual que siempre, solamente que disfrutando más de mi familia y de mi ciudad. Estoy más establecido”. ¿Y el futuro? “Entrenar es una opción, desde luego”, contesta.

Con el balón, recientemente, en Belgrano.
Con el balón, recientemente, en Belgrano.