Casey Jacobsen: Vitoria, paréntesis entre la NBA y Alemania

Casey Jacobsen: Vitoria, paréntesis entre la NBA y Alemania

Javier Ortiz Pérez

Tres años en los Suns.
Tres años en los Suns.

Casey Jacobsen formó parte del Tau Cerámica en la temporada 2005-06, seguramente una rareza en su carrera, que estuvo circunscrita o bien a la NBA, donde fue un buen complemento, o a la liga alemana, donde ejerció como gran estrella. A medio cambio entre ambos papeles estuvo en Vitoria, donde puede que se esperase algo más de anotación que esos 6,9 puntos que acreditó en 22 minutos en pista. Era uno de esos tiradores que armaba rápido el brazo y no tenía miedo a mirar a canasta.

 Jacobsen llegó al Buesa Arena después de cuatro campañas en la NBA, tres de ellas con los irresistibles Phoenix Suns y otra con los New Orleans Hornets. El tiro exterior que había acreditado en la prestigiosa universidad de Stanford le situó en el puesto 22 del ‘draft’ del 2002, pero en esos cuatro años solamente fue titular en 14 de los 234 partidos que disputó.

En el Tau entró en un equipo de gran talento, pero algo convulso tras la rápida destitución de Pedro Martínez. “Era mi primera vez en Europa, así es que no sabía muy bien qué esperar. Teníamos un gran equipo con gente como Luis Scola, Pablo Prigioni, Travis Hansen y algunos más”, apunta nuestro protagonista, que se confiesa sorprendido por la cercanía de los jugadores entre ellos, “algo que nunca pasa en la NBA”. Aquel equipo se quedó en la ‘orilla’, perdiendo tanto en la Final Four ante el Maccabi como en la final ACB ante el Unicaja. “Llegué a sentir que éramos lo suficientemente buenos como para ganar títulos”, lamenta. Pero el recuerdo en general es muy bueno. “Me encantó vivir en España y saqué tiempo para visitar ciudades como Bilbao y San Sebastián. Crecí en California, así es que ir a la playa me hacía sentir en casa de nuevo”, dice.

Controlando el balón en Vitoria.
Controlando el balón en Vitoria.

Tras el Baskonia, tuvo su primera etapa con el Brose Baskets, al que ayudó a ganar la Bundesliga en el 2007. Eso le impulsó de nuevo a la NBA con un contrato con los Memphis Grizzlies, curiosamente en la misma campaña en la que estuvo allí Juan Carlos Navarro, al que se había enfrentado en la final del Mundial junior de Lisboa en 1999. Ambos formaban parte de la segunda unidad orientados a la anotación. Pero ambos regresaron a Europa, al sitio donde mejor se habían sentido. ‘La Bomba’, al Barça; Jacobsen, a Alemania, primero al Alba y luego, de nuevo, el Brose, donde estaría desde 2009 a 2014 ganando otra liga, la del 2010. Repitió entonces el ‘MVP’ de las finales que había logrado tres años antes. Se retiró en el equipo alemán, que le tiene colgado su número 23 en el pabellón de Bamberg. Eso explica bien su impacto y lo que le quisieron allí.

“Yo creo que era un competidor duro y que era bueno tirando desde lejos, pero también me gustaba penetrar a canasta y buscar el contacto. Pero creo que mi mayor fortaleza era mi concentración. Me encanta el baloncesto y lo tomaba muy en serio. Por eso siempre estaba preparado para jugar y entender lo que tenía que hacer. No siempre lo hice bien, pero sabía cuál era mi trabajo”, opina.

Ya no juega casi nunca, confiesa. Y es que su vida sigue ligada al baloncesto, pero más bien a analizar cómo lo hacen los demás. Es comentarista para Fox Sports de partidos de los Phoenix Suns y de la conferencia universitaria en la que él jugó, la Pac-12. “Me encanta diseccionar los partidos y hablar de los distintos estilos de jugadores, equipos y entrenador. Este nuevo trabajo requiere mucho trabajo para que vaya bien, pero soy un fanático y me encanta aprender nuevas cosas sobre el juego. Todavía me pongo un poco nervioso cuando estamos en el aire, ¡pero es divertido!”, concluye.

Comentarista de television.
Comentarista de television.