Eduardo Hernández-Sonseca: Feliz, pese a ‘lo de Japón’

Eduardo Hernández-Sonseca: Feliz, pese a ‘lo de Japón’

Javier Ortiz Pérez

Joven con el Real Madrid.
Joven con el Real Madrid.

Llevamos tanto tiempo viendo a Edu Hernández-Sonseca en nuestras pistas que nos parece increíble que tenga ‘solo’ 31 años. Pero es que empezó a estar en primera línea muy joven, y además con mucha exposición en el Real Madrid, y luego ha pasado por un montón de equipos e incluso varios países. Ha sido (y todavía es) un gran pívot con sus 2,12 y muchos recursos técnicos, aunque quizás podía haber llegado un poco más arriba.

Pero estas cosas pasan. Siempre se recuerda sobre él que se disputó con Marc Gasol una plaza en el Mundial del 2006 y que el elegido fue el hermano de Pau, que por entonces lucía mucho menos currículum que Edu, aunque haya terminado siendo el jugador enorme que todos sabemos. ‘Pepu’ Hernández acertó con aquella decisión que no pocos cuestionaron porque Sonseca también había hecho merecimientos.

Nuestro protagonista de hoy habla de aquel episodio que probablemente le impidió presumir ahora mismo de ser campeón del mundo. Lo hace sin ira y con una educación deportiva de la que siempre ha hecho gala. “Tengo un recuerdo agridulce debido a la decisión del seleccionador porque a cualquiera de los que estábamos allí nos hubiese gustado en la lista definitiva, pero mirándolo con perspectiva me siento muy orgulloso de haber podido aportar mi granito de arena y trabajo a un grupo que consiguió esa hazaña”, dice.

Hagamos un poco más de repaso por su trayectoria. “Empecé con once años. Por aquel entonces jugaba a tenis, pero, como cualquier niño, al final te cansas y quieres probar cosas nuevas. Entonces mi padre decidió apuntarme a baloncesto  y me inscribió en la ‘operación altura’ del Real Madrid”, afirma.

Siete veces internacional.
Siete veces internacional.

Tras muchos años en la cantera blanca, debutó con el primer equipo en la temporada 2001-02, el 4 de octubre. “Lo viví con muchos nervios. Jugábamos ante Fuenlabrada y recuerdo perfectamente mi primera canasta en ACB. Fue una canasta con tiro libre adicional y nada más meterla recuerdo que al girarla vino Alberto Herreros a abrazarme”, apunta.

Estuvo cedido una temporada en el Gran Canaria, la 2004-05, pero tiene mérito haberse pasado tanto tiempo como madridista, desde el 2001 al 2007. Después también lució a buen nivel en Joventut (2007-10), Bilbao Basket (2010-11) y CB Valladolid (2011-12). También tuvo un contrato temporal en el Caja Laboral (2012), tras lo cual dio paso a una nueva página en la que mezcló la LEB (Coruña, Navarra y ahora Melilla) con exóticas salidas al extranjero en cuatro continentes distintos (Venezuela, Guinea, Bélgica y hasta Irán).

La puerta de la Liga Endesa no está cerrada porque, como ya hemos dicho arriba, a los 31 años puede firmar fácilmente todavía algún contrato más para ampliar los 331 partidos en la máxima categoría que contabiliza. Promedia 5,2 puntos y 4 rebotes en 15 minutos en pista, números que duplica prácticamente con lo que está haciendo hoy en día en Oro.

“Mirando atrás, mi carrera ha sido muy positiva,  porque más allá de lo deportivo, que a veces han ido bien las cosas y otras peores, el baloncesto me ha servido para conocer a diferentes lugares, culturas y a muchísima gente que ahora son grandes amigos”, destaca. En la cancha, él se ve como “un jugador muy grande de tamaño que siempre me he caracterizado por poder anotar con facilidad en diferentes posiciones. Incluso para mi altura el hecho de poder anotar desde más allá de los cinco metros, ha sido algo que ha caracterizado mi juego. En las debilidades sí que es  verdad que a lo mejor me ha faltado jugar de manera más física por el cuerpo y la posición que tengo”.

Muy buenos años en el Joventut.
Muy buenos años en el Joventut.

Aún le queda cuerda para rato, aunque tiene claro que después del baloncesto habrá más baloncesto, sea en el papel que sea, porque “es lo que realmente me apasiona”. Dice estar disfrutando en Melilla “gracias al gran grupo humano que tenemos en el vestuario que día a día transmiten su ambición. Venía buscando un buen proyecto y creo que he acertado”.

En la actualidad con el Melilla.
En la actualidad con el Melilla.