Vule Avdalovic: Serbio inteligente

Vule Avdalovic: Serbio inteligente

Javier Ortiz Pérez

Pamesa Valencia (2005-09).
Pamesa Valencia (2005-09).

Buen jugador y excelente tipo este Vule Avdalovic. Quizás no tan creativo y brillante como el prototipo de base balcánico, pero sí muy serio y fiable, capaz de tener los partidos en su cabeza para hacer en cada momento lo más conveniente para el colectivo. Estuvo cinco años en España, cuatro en Valencia y uno en Alicante, desde 2005 a 2010, y el resultado fue en general satisfactorio. En sus 141 partidos ACB promedió 10 puntos y 2,7 asistencias en 23 minutos. Ojo también con su 41% de triples.

Como en tantos otros, mientras jugaba se intuía en él un entrenador en la cancha. Y es lo que hace ahora. Hace unos meses consiguió el trabajo de técnico asistente en su principal club de formación, el Partizán de Belgrado. “Está siendo muy interesante”, cuenta desde la capital serbia. “Es algo extraño saber que no volveré a jugar, pero estoy intentando acostumbrarme. Espero poder ayudar a los jugadores con mi experiencia en la pista para que consigan aprender algo útil de mí”, añade. No será raro verle en un tiempo relativamente corto con la máxima responsabilidad.

A Valencia ya llegó como un jugador consagrado. Era internacional absoluto con Serbia y seguiría siéndolo incluso en el Mundial del 2006, cuando ya vestía de naranja. No es de extrañar que recuerde con mucho cariño aquella etapa de su vida. “Aquellos años fueron de los más importantes de mi vida”, resume. Y su fácil adaptación conllevó que incluso hiciese amistades para siempre, como las de Albert Miralles y Rafa Martínez. “Cada vez que voy a España y puedo verles, lo pasamos realmente bien juntos”, añade. De Valencia también le quedó algo imborrable: su hija nació allí. “Hay un montón de recuerdos que siempre estarán en mi corazón”, destaca. Como se ve, un tipo positivo: prefiere quedarse con lo bueno que con lo malo, que también lo hubo en forma de lesiones, como la gravísima rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha que le mantuvo alejado del balón durante casi un año.

Lucentum Alicante (2009-10).
Lucentum Alicante (2009-10).

Aunque con menos intensidad porque solo permaneció en la cercana Alicante una temporada, también está contento por haber pasado por allí: “Los compañeros y la gente eran simpáticos”. Aquello fue en la campaña 2009-10, tras la cual se dispuso a conocer otras ligas (hasta entonces solo había estado en la serbia y en la española, y eso que tenía ya 29 años). Así es que apuró su carrera en el Cholet, el BC Donestk y el Alba de Berlín, donde sufrió otra lesión y se ‘jubiló’ a los 2012 para dar paso a su reseñada etapa en los banquillos.

¿Cómo se ve a sí mismo? “Creo que era un luchador que hacía todo lo posible para ganar los partidos. Trabajaba duro, que es algo que tiene que hacer cualquier jugador que quiera tener éxito. Era buen compañero. Creo que la mayor parte de los tipos con los que compartí vestuario dirán lo mismo y es algo de lo que me siento especialmente orgulloso”.

El Alba de Berlín, su último equipo (Foto: Euroleague).
El Alba de Berlín, su último equipo (Foto: Euroleague).