Manu Rodríguez: Del ‘CeBé’ a Castelló (pasando por la Biología)

Manu Rodríguez: Del ‘CeBé’ a Castelló (pasando por la Biología)

Javier Ortiz Pérez

Granada 2010-11.
Granada 2010-11.

Manu Rodríguez tiene todavía 24 años, por lo que está claro que todavía le queda mucho tiempo en el baloncesto. Si consigue volver a la Liga Endesa será porque se lo ha ganado; si no, siempre podrá presumir de haber debutado en ella con mucha dignidad, aunque en una situación difícil, porque el CB Granada en el que él dispuso de minutos durante las campañas 2009-10 y 2010-11 estaba ya agonizante.

Rodríguez, escolta de 1,92, empezó a jugar al baloncesto en el colegio de su pueblo, Monachil. “Un día vino un profesor de gimnasia y nos dijo que se iba a hacer un torneo ‘3x3’. Mi padre había jugado en Barcelona y tenía quien me enseñase y así fue en una canasta que teníamos en el patio. Me gustó y ahí seguí”, recuerda.

Eso le fue abriendo puertas poco a poco hasta entrar en las categorías inferiores del ‘CeBé’. El momento culminante llegó el 14 de octubre del 2009 frente al Lucentum Alicante. “Debutar en la máxima categoría supuso una alegría, un orgullo. Fue un partido que se ganó y se jugó bien. Me dijo Trifón Poch que saliese cuando ya íbamos por delante con mucha diferencia. El año anterior iba a ver los partidos del equipo desde la grada y al poco tiempo estaba allí, en la pista. Cuando pedí el cambio, escuché perfectamente cómo la gente de mi ciudad me daba ánimos”, rememora.

En su actual equipo (Foto: Amics Castelló).
En su actual equipo (Foto: Amics Castelló).

Siguió estando en la dinámica del primer equipo, al tiempo que estaba en el filial de EBA, y vería la cancha en dos encuentros más de aquella campaña. En la siguiente, la necesidad del club de completar el equipo le llevó incluso a integrar la primera plantilla. No había cumplido los 20 y sumó otros 15 encuentros con sello ACB: “Se disfruta mucho. Y se aprende de buenos jugadores y entrenadores. Pero fue una pena la situación económica del club, que era complicada. Gracias a eso nos dimos cuenta de lo mucho que apoyaba la gente al equipo y a todos nosotros”.

En el 2012 salió fuera, a ‘buscarse la vida’ en LEB Plata, primero en el Guadalajara un año y luego los dos siguientes en el Amics Castelló, en el que se fue haciendo cada vez más importante. Sus triples fueron importantes para lograr el ascenso a Oro en el pasado mes de mayo.

Y es que lanzar se ha convertido en su gran especialidad, como él mismo reconoce. “Me estoy prodigando un poco más en el tiro últimamente e intento explotarlo. Me gustaría ser más completo, que no se me encasillase como tirador, abarcar otros campos”, señala.

El chico intenta estirar su tiempo: “Estoy terminando la carrera de Biología. Solo me quedan cuatro asignaturas. Cuando la termine, me gustaría aparcarla y centrarme solo en el baloncesto, porque llevo mucho tiempo con las dos cosas. Ya lo retomaría cuando acabase en el basket”.