Ime Udoka: Discípulo de ‘Pop’

Ime Udoka: Discípulo de ‘Pop’

Javier Ortiz Pérez

Gran Canaria 2004-05.
Gran Canaria 2004-05.

Dentro de la adoración que se ha expresado por lo general en los últimos años sobre el proyecto de los San Antonio Spurs y su entrenador, Greg Popovich, cuadra perfectamente que haya terminado trabajando ahí Ime Udoka. ‘Pop’, que le tuvo un par de veces a sus órdenes, tiene fama de saber rodearse de gente inteligente y trabajadora. Y sin duda Udoka lo es, como demostró en una carrera como baloncestista que incluyó dos etapas en España, en Las Palmas de Gran Canaria, en la 2004-05, y Murcia, en la 2011-12.

Fue la del UCAM su última parada en las pistas, que abandonó nada más llegarle a su mesa la oferta de estar al lado de alguien como Popovich de quien se puede aprender tanto y, quizás, que eso sirva también de lanzamiento para algún día ser entrenador-jefe en la NBA. Por lo que parece, cualidades tiene para ello: siempre ha acreditado un gran sentido de equipo, en pensar primero en el colectivo que en sí mismo.

De padre nigeriano y madre norteamericana, nació en Portland, pero ha sido internacional con la selección africana en varios campeonatos internacionales. No lo tuvo fácil para ser alguien en el baloncesto. No ya es que no entrase en el ‘draft’ NBA del 2000 tras sus cambiantes años de universidad (pasó del ‘JuCo’ de Eastern Utah a San Francisco y de ahí a Portland State), sino que fue cayó hasta el puesto 39 deL de la NBDL en 2002. Se había tenido que buscar la vida en la minúscula IBA, Argentina y Australia.

UCAM Murcia 2011-12.
UCAM Murcia 2011-12.

Los Lakers le dieron su primera ocasión en el 2004 por sus cualidades defensivas, pero fue rápidamente cortado tras cuatro encuentros. Llegó entonces su primera etapa en España, al Gran Canaria, pero no terminó de cuajar. Dejó el equipo en enero del 2005 con solo 8,1 puntos de promedio. Se valoraba de él su implicación y polivalencia (podía ser ‘2’, ‘3’ y ‘4’ con su 1,98), pero se necesitaba más anotación que esos 8,1 puntos por encuentro.

Tuvo otro contrato temporal con los Knicks, pero fueron los Blazers 2006-07 los que realmente confiaron en él. Jugó los 75 partidos de la liga regular como titular (8,4 puntos y 3,7 rebotes en 28 minutos). Eso le abrió su primer contrato con los Spurs, en el que tuvo más bien un rol saliendo del banquillo. Sacramento y de nuevo San Antonio fueron sus últimas paradas en la NBA, ya consolidado como hombre complementario.

Iniciada la 2011-12 volvió a España, a Murcia, en sustitución de Matt Walsh. Y lo hizo con más protagonismo ofensivo (12,1 puntos en 19 partidos). “Por mi experiencia y por todas las situaciones que he vivido en el baloncesto, trataré de liderar al equipo y ayudar a conseguir más victorias. Conforme siga entrenando y jugando con mis compañeros, me entenderé mejor con ellos y jugaré mejor”, comentaba en una de sus primeras entrevistas allí. Seguro que tomó nota de algunos aspectos del trabajo con Óscar Quintana, igual que lo haría años atrás con Pedro Martínez. Gustó tanto su actitud, su aportación en todos los aspectos, que le ofrecieron un contrato de dos temporadas (y eso que estaba a punto de cumplir los 35 años), pero no lo aceptó después de que le llegase la irrechazable propuesta de Popovich.

Con los Spurs como jugador.
Con los Spurs como jugador.

En estos tres años seguro que ha crecido mucho como entrenador, siendo co-partícipe del hermoso título logrado en el 2014 con el mejor baloncesto visto en los últimos años, según muchos. Fue importante por lo que parece en el reciente fichaje de LaMarcus Aldridge, con el que coincidió en su año ‘rookie’ en Portland. Popovich y Udoka fueron las personas a las que los Spurs enviaron a una de las reuniones definitivas con el jugador.

Un poco de ‘crónica en rosa’ para acabar: su esposa, con la que tiene un hijo, es Nia Long, la actriz que hizo de novia de Will Smith en ‘El Príncipe de Bel Air’.

Con su mujer, la actriz Nia Long (Foto: theybf.com).
Con su mujer, la actriz Nia Long (Foto: theybf.com).