Mario Cabanas: ‘Rescatado’ del fútbol

Mario Cabanas: ‘Rescatado’ del fútbol

Javier Ortiz Pérez

Foto oficial con el Rio Natura  Monbus Obradoiro.
Foto oficial con el Rio Natura Monbus Obradoiro.

A Mario Cabanas le tuvimos en la Liga Endesa durante tres temporadas consecutivas, dos en Sevilla (2009-10 y 2010-11) y otra en Santiago (2011-12). Cierto que su papel en la pista fue testimonial (apenas una media de 5 minutos en los 54 encuentros que disputó), pero dejó la impronta de buen profesional. Ahora es mucho más importante en la LEB Oro, la que parece ser su categoría más natural, jugando con el Unión Financiera Oviedo.

Cabanas es gallego, de A Coruña, y en mayo pasado cumplió 30 años. Lo más llamativo de su formación es que la empezó muy tarde, con 16. En otra época sí era más normal que chicos altos se incorporasen al baloncesto cuando ya eran tan mayores, pero no tanto en la suya. “Fue un poco de rebote, ya que había jugado siempre al fútbol porque mi familia es más ‘futbolera. A los 16 me propusieron compaginar futbol y basket y como me divertía más al baloncesto pues al año siguiente ya decidí solo hacer eso”, comenta. Por aquel entonces ya estaba cerca de sus 2,07 actuales, por lo que con un balón en los pies debía ser espectacular aquello…

Su primer club fue un modesto de la ciudad coruñesa, el Calasanz. “Con 17-18 me fui a la cantera del CAI Zaragoza y a partir de ahí, pues hasta ahora”, comenta. El “hasta ahora” ha incluido las categorías inferiores del CB Granada; un par de años en el Canarias (actual Iberostar Tenerife), en LEB-2 y LEB; otro en LEB Plata con el Hospitalet y el ‘salto’ a lo más alto con el Baloncesto Sevilla y el Obradoiro.

Intentando evitar una canasta rival en Sevilla.
Intentando evitar una canasta rival en Sevilla.

Su debut en la máxima categoría fue “bueno y malo”. “En Sevilla, contra el Real Madrid de Messina, y nos ganaron de paliza, pero para mí fue el primer partido y el debut de la temporada y estar en pista con Garbajosa, Felipe Reyes y demás, pues eso es una alegría”, explica. Aquello acabó 56-76 con tres minutos en pista de nuestro protagonista.

En este tiempo ha evolucionado. “Con el paso de las temporadas controlas más el tiempo de juego. Me gusta destacar quizás más en la faceta defensiva que en la ofensiva y no me importa. Buen reboteador e intimidador”, se autodefine. En su regreso a Oro a partir de 2012 ha tenido cuatro equipos distintos: Navarra 2012-13, Coruña 13-14, Palma 14-15 y Oviedo 15-16. Ha estado alrededor de los 7 puntos y 5 rebotes en todos ellos.

Ahora en la capital asturiana se siente “súper cómodo. Es un club que ha ido creciendo en estos últimos años y cuando salió la opción de venirme, la verdad es que me alegró bastante. Además, estoy cerquita de casa y eso también me animó”.

En cuanto al futuro, quiere seguir relacionado con el mundo del deporte. “Voy a sacar el curso de entrenador y me gustaría entrenar a escuelas o equipos de formación y poder ayudarles desde mi experiencia a los niños”, remarca.

Buscando el aro con el Planasa Navarra.
Buscando el aro con el Planasa Navarra.